Plan de entrenamiento PREtemporada de Rugby

¡Empezamos temporada de rugby e inauguramos vida nueva!

Este verano ha sido un verano de cambios: trabajo nuevo, mucho calor, no he podido llevar el Free debido a las altas temperaturas y al trabajo realizado … y acabando con una mudanza nada más y nada menos que a Irlanda (país de la lluvia, pero, sobre todo, paraíso del Rugby).

Como es natural debido a mi trabajo y las altas temperaturas veraniegas de Mallorca he dispuesto de poco tiempo para entrenar, lo cual se ha notado a la hora de ponerme en forma para empezar la nueva temporada de rugby.

Empecemos con una pequeña introducción de cómo se vive el Rugby en Irlanda. En este país los niños juegan al rugby, las escuelas tienen equipo de rugby y en los parques las porterías son Hs de rugby, es decir se respira el ambiente de rugby como en España el de futbol.

IMG-3393

Debido a todo esto, no podía pretender presentarme al primer entrenamiento con un tono físico malo, ya que el nivel aquí es elevado y llevarían desde agosto preparando la pretemporada. Pues bien, con un margen de un mes y medio para el primer entreno, decidí ponerme las pilas y prepararme mi propio plan de entrenamiento de pretemporada.

A)Entrenamientos de volumen

2 días a la semana de carrera continua esta bien. Pero deberemos incluir algo de HIIT para fortalecer los músculos. Para esto me alié con un compañero de rugby, para asegurar el factor motivación.

Lo primero es empezar dando volumen a nuestros entrenamientos. Es decir, más tiempo de ejercicio en vez de intensidad. Empezamos corriendo unos 40min a ritmo suave (6min/km). Nuestro objetivo es bajar de 5min/km en un mes. Hay que decir que correr nunca ha sido mi mayor virtud ni mi deporte favorito. Mis 80kg de peso y 1.68m indican que no soy el más veloz del mundo.

IMG-3625

B) Entrenamientos HIIT

Las rutinas HIIT consisten en 5 ejercicios de autocarga de 40seg con 20seg de descanso. Haciendo 4 repeticiones nos da un total de 20 minutos de trabajo. Las rutinas las confeccionamos según el grupo muscular que queremos trabajar ese día. Nuestro objetivo era, ir aumentando el tiempo de trabajo disminuyendo el de descanso.

Estructuramos los entrenos con 20min de calentamiento + 20min de rutina HIIT + 10 min de estiramientos.

Así atacamos la tercera semana, las carreras van bien. Con algo de ayuda hemos bajado a 5min/km durante 40min de carrera. Ahora, el objetivo es bajar este tiempo y conseguir correr durante una hora. Además, decidimos incorporar algunas cuestas a la ruta para evitar monotonía e ir aumentando la intensidad del entrenamiento.

A medida que íbamos avanzando en el plan de entrenamiento decidimos incorporar algunas carreras sobre la arena en las rutinas HIIT. Esto nos proporciona el fondo físico adecuado para aumentar el tiempo de carrera continua.

Todo esto no significa que nuestra forma física vaya a dar un cambio espectacular y radicar en solo un mes y medio de trabajo. Pero si, nos permitirá llegar al inicio de temporada con un buen tono físico y alcanzar unas bases adecuadas para soportar entrenamientos de 1h sin dificultades. Además, hay que recordar que, aunque a final del verano nuestra preparación física se ve afectada por los cambios de rutina, la falta de entrenamiento, etc. (que es normal); el cuerpo de una persona regularmente entrenada tiene “memoria muscular”. ¡Por lo tanto, notaremos como los progresos serán notables y en cuestión de poco tiempo nos sentiremos preparados y con ganas de taclear, correr y luchar por ganar a nuestro rival!

Aquí tenéis el plan de entrenamiento pretemporada que he seguido, ya que este año me ha tocado hacerla por mi cuenta. Si estás en un club, lo mejor es que sigas las instrucciones de tu entrenador o tu preparador físico. Pero, si tienes alguna duda o necesitas ayuda al respecto, no dudes en escribirnos. Estaremos encantados de ayudarte a confeccionar tu propio plan de entrenamiento. Ya sea para mejorar condición física, en general, ganar fuerza o trabajar algún grupo muscular concreto.

Envíanos tu mensaje. ¡Queremos conocerte!

La importancia del kit diabetológico en MTB

El fin de semana pasado nos pusimos el culot, llamamos a dos compañeros y nos dispusimos a rodar en bicicleta por la Serra de Tramuntana. La ruta que teníamos en mente iba a ser desde Sa Comuna de Bunyola hasta Alaró. aunque conocemos la mayoría de caminos, esta no la habíamos hecho todavía, así que preferimos descargarnos la ruta en Wikilok y seguirla con el GPS.

Como siempre, lo primero que hacemos antes de ponernos en marcha es: revisar la ruta y preparar nuestro kit diabetológico acorde a ella.

Nos esperan:

  • Dos subidas prolongadas
  • 20km de ruta
  • 3horas aproximadamente

Por tanto, nos llevaremos:

  • Medio litro de Aquarius
  • 3 barritas muesly
  • 2 zumos de piña

Después de ordenar nuestra mochila, cargar las bicicletas y recoger a nuestros compañeros, llegamos a las faldas de Sa Comuna de Bunyola y empezamos la excursión.

img-8470.png

Justamente nuestro sensor Freestyle libre se termina minutos antes de empezar la excursión. La última lectura que nos da es de 175mg/dl estable. Por lo tanto cogemos el medidor capilar y nos quitamos el sensor.

La ruta empieza con una subida prolongada por una carretera asfaltada de unos 30 minutos. Al llegar al primer desvío nos hacemos la primera medición (125 mg/dl) y vemos que tenemos la glucosa en descenso. Claramente tomamos la decisión de bebernos uno de los zumos y seguimos rondando. Ahora la ruta transita por un sendero más técnico y menos ciclable. Seguimos en descenso, pero continuamos pedaleando. Pedaleamos durante 40 minutos más hasta llegar a lo alto de Sa Comuna. Llegados a este punto nos hacemos una medición aunque sabemos que vamos bien. Las sensaciones son bastante buenas, aunque el ritmo de los compañeros es más difícil de aguantar y estamos consumiendo mucha energía.

Con una glucemia de 130 mg/dl nos tomamos un plátano antas de iniciar un ligero descenso por la trialera que nos llevará hasta “Salt des Freu”. Una vez allí nos esperan dos cuestas muy duras. Quizás sea el momento más complicado de la excursión. Pero, una vez superadas estas cuestas, que no duran más de 10 minutos, nos encontramos con el primer escollo. Cuando parece que la subida ha terminado, la inclinación aumenta y las piedras están todavía más sueltas. El resultado, 20 minutos más de subida por tramo no ciclable.

Una vez arriba y habiendo pasado ya Orient, tenemos Alaró cerca de nuestra rueda. Hacemos la última medición de la ruta antes de iniciar el descenso (105 mg/dl) y nos indica que debemos bebernos el último zumo antes de empezar a bajar.

Finalmente lo que parecía una bajada divertida se convierte en un calvario. Teniendo que bajar la bicicleta a cuestas sumado al cansancio acumulado, nos alegramos de habernos tomado ese zumo.

¡Llegamos a Alaro! Y aquí termina nuestra ruta del fin de semana. Nos realizamos una última medición antes de guardar la bicicleta en la furgoneta (98 mg/dl). Esto nos ayuda a saber que, en tema de glucemias, hoy ha sido una ruta más que positiva. Y eso que hemos tenido algunos imprevistos. En este tipo de rutas en las que dispones de un perfil orientativo, pero no conoces bien la ruta, es importante preparar bien el kit glucémico que vas a llevar a cuestas. Cargarnos la mochila de azúcar puede aumentar demasiado el peso y hacernos gastar un exceso de energía muy valioso. Conocer nuestro cuerpo nos ayuda a saber qué tipo de azucares son los más indicados para este tipo de excursiones.

434cb0a0-f853-4de5-b53f-70e30b4ae9d0 (1).JPG

Esta ruta de hoy nos ha servido como claro ejemplo de que en este tipo de entrenamientos no podemos dejar de tomar glucosa durante el ejercicio, preferiblemente de absorción más lenta. Hoy prácticamente no hemos bebido Aquarius (que es nuestra mejor opción cuando necesitamos azúcar de rápida absorción).

A ver qué tal va la próxima! ¿Y vosotros, qué soléis llevar encima cuando practicáis mountainbike?

Y … ya sabéis ¡Ánimo, suerte y siempre positivo!

Glucemia en entrenamientos HIIT, aeróbico y Fartlek

¡Primer post del año! Pero nos negamos a escribir sobre lo típico en estas fechas … “Los propósitos de año nuevo”. Hoy os queremos hablar sobre los distintos tipos de entrenamiento que podemos encontrar y los queremos poner a prueba para ver cómo pueden afectar a nuestra glucemia.

Como os decimos siempre, en Lemur Diabético apostamos por la práctica regular de deporte como uno de los mejores métodos para mantener nuestra diabetes controlada o, incluso, preveerla. Y de todo esto, la palabra REGULAR es la más importante para nosotros. De nada sirve apuntarnos ahora al gimnasio de moda de nuestra ciudad o fijarnos objetivos que después no serán fáciles de mantener con nuestro día a día.

Y es que es muy fácil caer en la tentación de los propósitos de año nuevo. Que, ojo. No es que sean malos. Pero hay que ir con mucho cuidado en no fijarse excesivos retos u objetivos que ya sabemos que son difíciles de cumplir. Ya que de esta manera solo conseguiremos sentirnos peor a final de año si vemos que no hemos sido capaces de alcanzarlos. Es preferible empezar por marcarnos objetivos pequeños y con una fecha objetivo en el corto plazo e ir incrementándolos a medida que los vayamos alcanzando.

Por eso, si estás pensando en mejorar tu forma física, perder peso o prepararte para alguna prueba deportiva es muy importante valorar primero los distintos tipos de entrenamiento que tienes a tu alcance y escoger de entre ellos el que más te convenga según cuál sea tu objetivo. Será el objetivo meta que tengas en mente el que determine la intensidad, el volumen y frecuencia de nuestros entrenamientos.

Es muy importante saber que cada tipo de entrenamiento afecta de una manera distinta a nuestra glucosa en sangre. La intensidad, volumen y duración de estos afectará de manera directa. Pero también lo hará lo que comamos antes, durante o incluso después del entreno; las dosis de insulina que nos subministremos, las horas de sueño, etc.

Hoy os queremos hablar sobre las diferencias que existen entre los tres principales tipos de entrenamiento que solemos encontrar o que nos pueda proponer nuestro entrenador personal, que son: HIIT, Aeróbico medio o FARTLEK. Pero como os podéis imaginar, una cosa es la teoría y otra bien distinta la práctica. Para ello, y porque nos gustan los retos, hemos querido comparar el resultado obtenido tras realizar estos tres tipos de entrenamiento intentando (aunque sabemos que es muy difícil) llegar con unas mínimas condiciones estables.

Entrenamiento HIIT: entrenamiento que se realiza a máxima intensidad y en periodos de trabajo cortos. Se debe realizar con la máxima intensidad posible en cada repetición. Es un tipo de trabajo que nos permite jugar con infinidad de tipos de ejercicio, por lo que suele resultar muy variado y ameno. Pero requiere una alta demanda de glucosa, generalmente durante la media hora posterior al ejercicio. Durante este tipo de entrenamiento nuestro cuerpo demandara glucosa de manera inmediata, esto puede provocar que se vacíen de inmediato los depósitos de glucosa y por consecuencia nos lleve a una hiperglucemia (como es en nuestro caso), debemos tener cuidado con el efecto rebote, pocas dosis y un control cada 20 minutos durante la hora posterior evitará una hipoglucemia.

entrenamiento hiit

Como podéis observar, durante el ejercicio, obtenemos un aumento excesivo de la glucosa en sangre que conseguimos contrarrestar con dos dosis de insulina. Gracias al control posterior evitamos una hipoglucemia.

Aeróbico medio: debido a la gran cantidad de tipo de entrenamiento aeróbico que existen, hemos decidido elegir el más común, un entrenamiento generalmente de 1h-1h30´ con un trabajo cardiovascular de entre 70-80% de nuestra FCM. Generalmente este tipo de entrenamiento lo realizamos corriendo, en bicicleta, nadando etc…. Durante este entrenamiento el cuerpo demanda una alta cantidad de glucosa pero también de grasa corporal mayor que en el trabajo anterior. La variación de nuestra glucosa una vez acabado este ejercicio no es tan drástica como en el trabajo HIIT. Es recomendable, recargar nuestras fuentes de energía durante el ejercicio ya que nuestro cuerpo no deja de utilizar glucosa. Consumiendo glucosa en pequeñas cantidades podemos controlar nuestra glucemia. En este tipo de entrenamiento es donde nosotros, personalmente, podemos mantener bajo control nuestra glucemia.

entrenamiento aerobico 2h

Este dia de entrenamiento sufrimos una hipoglucemia durante la mañana. Nos despertamos y enseguida ingerimos: 30 ml de Aquarius, dos croasans, un café y zumo. Pese a la cantidad de HDC ingeridos no nos subministramos insulina para compensar y poder iniciar el entreno con una glucemia suficientemente alta. Este día tocaba sesión de MTB de 2h a ritmo medio. A la hora de pedalear comimos un plátano. Como podemos observar en la gráfica el consumo de glucosa se mantiene estable durante prácticamente toda la excursión. En este tipo de entrenamiento las hipoglucemias son bastante predecibles y controlables. Tampoco se denota un consumo excesivo de nuestra glucosa una vez acabado el entrenamiento.

Fartlek: este tipo de entrenamiento consiste en realizar cambios de intensidad. Aunque, a diferencia del HIIT estos cambios no tienen por qué ser a máxima intensidad. Pueden ser variaciones marcadas por el cronometro o por el desnivel del terreno. Al ser de mayor duración y menor intensidad que el tipo de entrenamiento HIIT, nuestro cuerpo demandará glucosa, sobretodo, una vez finalizado el ejercicio (casi de forma inmediata).

 Fartlek:
Entrenamiento Fartlek en bicicleta estática con cambios de intensidad elevados submáximos de 2 minutos (como máximo) habiendo en total 10 cambios de intensidad, oscilando entre zona 4 (85%) y zona 5 (90%). Como podemos comprobar en la gráfica el consumo de glucosa es progresivo, aunque el tipo de entrenamiento tenga picos de intensidad elevados la glucosa se consume de manera gradual durante todo el entrenamiento incluso una vez finalizado.
Si queréis saber más acerca de estos tipos de entrenamientos, no os perdáis los siguientes posts.

Y … para no perder costumbres aunque cambiemos de año, ya sabéis ¡Ánimo, suerte y siempre positivo!

Rugby I. Conceptos Básicos

Todo lo que necesitas saber acerca del rugby está en nuestro Blog: #LemurRugby

¡En esta sección encontrarás todo lo que necesitas saber acerca del rugby! Si eres nuevo en esto, quizás te convendría empezar primero por conocer los valores que envuelven este deporte y familiarizarte con el código de juego. En cambio, si ya llevas tiempo jugando, seguramente te interese más saber cómo prepararte antes de un partido, cuáles son las mejores técnicas para cada tipo de juego o posición o hasta cómo prevenir y manejar posibles lesiones…

¡Sea cual sea tu nivel, si te gusta el rugby, esta es tu sección!

  1. Objetivo del juego

El principal objetivo del rugby es conseguir llevar el balón hasta la línea de ensayo del equipo oponente y posarla sobre el suelo para poder marcar. Aunque en realidad es algo más complejo que esto …En el rugby los pases de balón deben realizarse siempre hacia atrás. Solamente se podrá lanzar el balón hacia adelante en caso de realizar un chute, siempre y cuando el resto de jugadores del equipo estén detrás del balón en el momento del chute y el balón toque el suelo antes de ser lanzado.

Como veréis, el trabajo en equipo y la comunicación dentro del campo son fundamentales, ya que solo trabajando en equipo se conseguirá mover el balón hacia la línea de ensayo del oponente sorteando al resto de jugadores.

La base de este juego, como en muchos otros, consiste en la creación y el uso de huecos o espacios en el campo. El equipo ganador, por tanto, será aquel que consiga detectar los espacios que se creen y los cruce evitando la posesión del equipo contrario.

img_5954

2. Puntuación

5 puntos – ensayo: se anota cuando un jugador consigue superar la línea de ensayo del oponente y posa el balón en el suelo.

2 puntos – conversión: tras haber marcado un ensayo, el equipo tiene la oportunidad de chutar el balón a palos desde un punto en línea con el lugar en el que se realizó el ensayo. Para anotar una conversión, el balón debe pasar por encima de la barra y entre los palos.

3 puntos – penal: se puede lanzar penal tras una falta realizada por el equipo contrario. El lanzamiento es el mismo que el de la conversión pero en este caso se lanza desde el lugar en el que se cometió la falta.

3. El campo

Campo Rugby

4. Juego desplegado

Este término se refiere a cualquier fase del partido en la que el balón se pasa entre compañeros y ambos equipos luchan por conseguir su posesión.El partido comienza con un drop kick efectuado desde el centro de la línea de mitad de campo El equipo que recibe el balón debe estar a 10 metros de esa línea cuando se realice el chute y la patada deberá pasar los 10 metros de la línea de ensayo de los oponentes antes de tocar el suelo.

Durante el juego desplegado, el equipo en posesión tratará de conseguir que el balón llegue a los jugadores que estén ante posibles espacios en el campo y lo hagan avanzar hacia la línea de ensayo oponente. Un jugador puede hacer un pase a un compañero de equipo que esté en mejor posición para continuar con el ataque siempre y cuando este se haga hacia atrás. Si se efectúa un pase forward (hacia adelante), el árbitro detendrá el juego y ordenará una melé en la que lanzará el balón el equipo defensor. De esta manera, el pase forward se castiga con la pérdida de posesión para ese equipo.

Lo mismo ocurre si a un jugador le cae el balón al suelo o le rebota en la mano o brazo. En este caso se le llama knock-on, y se penaliza también con una melé y pérdida de posesión.

5. Patadas

Si un jugador prefiere no pasar el balón a un compañero ni correr con ella, puede optar por patear el balón hacia adelante. En este caso, el balón no podrá ser lanzado hasta que los jugadores que se encuentren por delante del pateador se coloquen por detrás del mismo o sean puestos en juego por su compañero. Después de una pateada, el equipo debe luchar por retomar la posesión del balón.Las estrategias de patadas son:

  • Patear a un espacio, de modo que los compañeros tengan tiempo de correr hacia el balón antes que un oponente llegue hasta ella
  • Patear a lo ancho, en un ángulo oblicuo, de modo que el ala o centro exterior pueda atrapar el balón
  • Patear el balón fuera del campo que resultará en un saque de línea por parte de la oposición. Esta jugada, aunque entrega la posesión del balón al equipo contrario, permite al equipo del pateador jugar desde una posición más ventajosa en el campo.

chute

6. Juego de contacto

Aparte de ser un juego de evasión, en el que los jugadores buscan crear y usar los espacios que deje el equipo contrario, el rugby también es un deporte de contacto. De hecho, las situaciones de contacto pueden ser el gran mecanismo mediante los cuales los jugadores creen el espacio que necesitan para poder atacar.Las tres situaciones de contacto más comunes que ocurren en el juego abierto son:

  • El placaje: sólo el portador del balón puede ser placado por un jugador oponente. Esto ocurre cuando el portador del balón es agarrado por uno o más oponentes y es llevado al suelo (tiene una o ambas rodillas en el suelo, está sentado en el suelo o ha caído por encima de otro jugador que está en el suelo). Para mantener la continuidad del juego en este caso, el portador del balón debe liberar el balón inmediatamente después del placaje. El placador deberá soltar también al portador del balón y ambos jugadores deben alejarse del balón. El objetivo es permitir que otros jugadores se acerquen y disputen el balón empezando de esta manera otra fase del juego.
  • El ruck: se forma si el balón está en el suelo y uno o más jugadores de cada equipo se agrupan (de pie) alrededor de ella. En este caso, los jugadores no deben jugar el balón con las manos, sino que deberán alejarla con los pies o empujar al resto de jugadores de manera que el balón quede fuera de la agrupación. En este momento es cuando puede ser jugado con las manos.
  • El maul: se forma cuando el portador del balón es agarrado por uno o más oponentes y al mismo tiempo epujan uno o más compañeros del portador. Por tanto, el maul necesita de, al menos, tres jugadores y el balón no debe estar en el suelo. El equipo en posesión podrá tratar de ganar terreno empujando a sus oponentes para que retrocedan hacia su propia línea de ensayo. El balón luego puede ser pasado hacia atrás entre los jugadores que forman parte del maul o a un jugador de fuera.

Si ya te has familiarizado con estos conceptos, te recomendamos que pases al siguiente post Rugby II. Posiciones de juego.

Y si juegas a rugby con diabetes, quizás te interese más saber como llevar un Control glucémico en un partido de rugby o cómo preparar Tu kit diabetológico para evitar las hipoglucemias jugando a ruby.

 

*Información obtenida de la página web de World Rugby, www.worldrugby.org

Control glucémico en un partido de rugby para evitar hipoglucemia

El pasado fin de semana tuvimos el primer partido de rugby de esta temporada, y con el panorama de lluvias que estamos teniendo, fue totalmente ¡Pasado por agua!

Como algunos ya sabéis, el rugby es uno de mis deportes favoritos. Podríamos decir que el #TOPthree sería, por este orden: Windsurf, rugby y Mountain Bike. Pero bueno, llevaba casi dos años sin entrenar ni jugar seriamente… casi desde que volvimos de Madrid, donde jugué durante varios años con los UEM Warrios. Ahora que ya estamos en casa y se acerca otro largo y aburrido invierno en la isla, decidí volver a unirme a los Corsaris, con los que inicié en este deporte.

La primera característica y diferencia de la última vez que jugué a rugby es que esta vez lo hacía sin el Freestyle Libre (en otro post os diremos como nos preparamos para que no se nos despegue el sensor). Y el partido no hacía más que suponer complicaciones y eso que todavía no habíamos empezado…

Primer hándicap: el partido empezaba a las 17 y la convocatoria era a las 15. Por lo tanto tuve que adelantar la hora de la comida para no tener sensación de pesadez. Tened en cuenta que el rugby es un partido muy aeróbico y de mucho contacto.

Así que decido comer a las 13.30 y nos preparamos pasta con atún. La glucosa marca 200mg/dl así que bebo un poco de Aquarius y… ¡Hacia el campo!

La medición antes del partido marca 180 mg/dl. Me preocupa ya que, debido a los nervios, me suele subir bastante la glucosa y después me baja de golpe en medio del partido. Por eso, aún haber salido a calentar solo, decido beberme dos sorbos de Aquarius antes de salir a jugar.
¡Empieza el partido!


Como me esperaba, en la media parte tengo la glucosa bastante alta. Pero no hay problema siempre y cuando no empiece a crear cuerpos cetónicos.

Seguimos jugando bajo la lluvia y el juego en esta nueva posición (de 10 ahora) es mucho más parada de lo que preveíamos (llevaba desde siempre jugando como medio-melé) así que eso hará que la glucosa aumente más rápido de lo esperado … En este post os explicamos las características de las diferentes posiciones de juego.

Ya con el pitido final toca hacer feedback y revisar la glucosa. 160mg/dl. No es tan elevada… y además toca tercer tiempo. De todos modos, me llevaré el Aquarius cerca por si toca hacer correcciones.

Ah, se me olvidaba… No hemos ganado el partido pero, haberlo superado sin contratiempos con la glucemia hace que me vaya a casa con buen sabor de boca:

Lémur Diabético 1 – Glucemia 0

Y como repetimos siempre… ¡Ánimo, suerte y siempre positivo!

Si quieres saber más acerca de las reglas de este deporte, no te pierdas nuestros posts:

Nuestro kit diabetológico en Canadá

¡Volvemos a la carga tras unas merecidas vacaciones en Canadá! La verdad es que volvimos encantados de este viaje. Canadá es, sin duda, un país extraordinario, lleno de naturaleza y vida por todos lados. Pero estamos en un blog de diabetes y deporte, así que vamos a intentar no irnos por las ramas…

Primer paso: Organización nuestro kit diabetológico. Dado que se trataba de un viaje largo (17 días para ser exactos) debía calcular los bolis que necesitaría. En mi caso, para dos semanas, necesitaría aproximadamente 2 bolis y medio de NovoRapid y 3 de Treshiba. Decidí llevarme 5 de NovoRapid y 6 de Treshiba, por lo que pudiera pasar. Hay que llevar siempre el doble de lo que necesitas y se recomienda distribuir los bolis de insulina en maletas diferentes.

Pero necesitamos más cosas a parte de la insulina. Nos llevamos, también, una cantidad de agujas indecente, por eso de que vale más que sobren qué no que falten… Y para evitar sustos las fui repartiendo por todas las maletas, mochilas y bolsillos que se me ocurrieron. Otra de las cosas que os recomiendo, sobre todo si vais a cruzar alguna frontera, es solicitar un certificado a vuestro médico de cabecera mediante el que te autoricen a llevar contigo este tipo de medicación y complementos.

Pues bueno, menos mal que hicimos todo esto porque… ¡Nada más salir tuvimos el primer percance! Debido al retraso de nuestro primer vuelo de conexión perdimos el vuelo trasatlántico. Entonces, lo que tenía que ser una escala en Ámsterdam de 1 hora se convirtió en una de 18. Además de que nos dejaron sin acceso a nuestra maleta durante toda la noche. Pero no tuvimos problema, ya que llevábamos a mano insulina suficiente para aguantar el viaje entero, ya que en la maleta solo metimos la de reserva.

IMG-1593

Una vez que estuvimos ya en el vuelo más largo de nuestro viaje (10horas) empezamos a darnos cuenta de que nuestro cuerpo necesitaba una cantidad de insulina más alta que lo normal. Y es que claro, durante esas 10 horas no nos movimos prácticamente nada y entre que no dejaban de servir comida durante el vuelo y que había momentos en los que comías ya por aburrimiento, os podéis imaginar. La cuestión es que necesité prácticamente el doble de insulina de lo que había calculado y además tuve que estar haciendo correcciones prácticamente cada hora y media. En fin, que nuestros cálculos iniciales empezaban a desbaratarse.

Llegamos a Canadá e iniciamos nuestras excursiones y el intenso plan de cosas por hacer que nos habíamos marcado. Teníamos previsto hacer paradas en 7 ciudades diferentes y las conexiones entre una y otra las íbamos a hacer en coche. El problema es que las distancias en Canadá son realmente largas (además nosotros al vivir en una isla no estamos acostumbrados a pasar más de 50 minutos en coche).  En total recorrimos unos 2.500km en coche, con lo que pasamos muchas horas sentados… ¡Y volvimos a encontrarnos con la misma situación que en el avión!

Por suerte, al llevar el sensor Freestyle Libre me ha ayudado mucho en mantener mi control glucémico.

¿Y cómo lo hicimos para mantener la insulina en condiciones adecuadas durante todo el viaje? Como os hemos comentado, durante todo el viaje fuimos cambiado de hotel casi cada dos o tres días, y nuestro kit diabetológico además, pasó muchas horas en el coche. Tomamos las medidas básicas de no dejar la insulina al sol en ningún momento y de llevarla en bolsillos o mochilas donde no sufrieran golpes brutos o cambios bruscos de temperatura. Peroa además, tenemos un neceser térmico de Menarini que cuenta con un bolsillo para poder llevar bloques de refrigeración. La verdad es que con las bajas temperaturas de Canadá, no nos hizo falta congelar lar barras térmicas en ningún momento. Pero si hubiera sido necesario, lo habríamos podido hacer.

Ya a modo resumen, os dejamos una serie de recomendaciones o consejos para cuando realicéis viajes de larga duración:

  1. Lleva el doble de insulina que crees que vas a necesitar.
  2. Reparte tu kit diabetológico por varias mochilas o maletas. No lo lleves todo junto.
  3. Si quieres mantener la insulina en frío en tu maleta de mano puedes meter los bolis de insulina en un bidón vacío de ciclismo.
  4. Habla con tu médico para que te proporcione una autorización para poder pasar medicamentos en la frontera.
  5. Y en destinos como Canadá, es muy importante llevar siempre azúcar de absorción rápida de reserva, ya que en ocasiones pudimos llegar a recorrer 100km sin encontrarnos con ningún pueblo o gasolinera.

Y ya sabéis … ¡Ánimo, suerte y siempre positivo!

 

¡Lemur Diabético se va a Canadá!

Después de un duro mes de agosto con todos los preparativos de la II Carrera Mueve tus pies por la Diabetes, llegan nuestras merecidas vacaciones.

¿Dónde nos vamos esta vez?

Vamos a hacer una ruta de unos 15 días en coche por la costa oeste de Canada. Empezando por Calgary, pasaremos 4 días en Banff visitando el parque nacional de Las Rocosas para después hacer parada en Squamish (la capital del windsurf en Canada). Acto seguido cruzaremos el charco para pasar 5 días en Vancouver Island haciendo paradas en Nanaimo, Ucluelet y Victoria. Y por último, pero no menos importante, pasaremos unos días en la ciudad de Vancouver.

Y, ¿Por qué este viaje?

Pues bien, como ya sabéis, en Lemur Diabético somos amantes de la naturaleza y los deportes al aire libre. Y, como además, ya tenemos la suerte de vivir en una isla paradisíaca, decidimos para hacer un viaje a algún destino nórdico. En un principio dudábamos entre Noruega o Irlanda, pero tras conocer el año pasado a nuestra amiga Kim, de Vancouver Island, que nos enamoró con las fotos de Tofino y Nanaimo… decidimos hacerle una visita.

Para este viaje hemos escogido un itinerario muy completo y además en cada destino haremos actividades muy diferentes, y viviremos experiencias únicas que tenemos apuntadas en nuestra lista de pendientes.

La esencia de este viaje es descubrir la naturaleza acompañados en cada destino por amigos canadienses para vivir y conocer el Canadá más auténtico.

¿Cómo nos moveremos de un lugar a otro?

Los trayectos de Mallorca Canadá, los haremos en avión. Tuvimos la suerte de encontrar vuelos a muy buen precio en la agencia Volar-e (donde además nos han tratado y asesorado estupendamente). A la llegada al aeropuerto de Calgary, alquilaremos un coche con el que recorreremos la costa oeste canadiense.

¿Será arriesgado con la diabetes?

Esta duda la tenemos siempre que vamos a emprender viajes largos, rutas en plena montaña, salidas en barco, etc. Pero lo más importante es ir bien preparado. Lo primero que hicimos para este viaje fue comprobar las coberturas de nuestro seguro privado. Una vez asegurado que pudiéramos ser atendidos que en caso de emergencia, tocaba cargarnos de provisiones: insulina rápida, Lantus, agujas, tiras reactivas y … pedir el FreeStyleLibre con tiempo. Como no sabemos si nos pueden poner alguna pega en el aeropuerto al llevar tanta insulina, pedimos un informe médico en el que indique que soy diabético tipo 1 y que estoy siguiendo un tratamiento crónico. Y, muy importante a tener en cuenta: la insulina debe conservarse en frío, por lo que nos llevamos un neceser isotérmico que nos regalaron de menarini.

¿Cuál será el itinerario?

Ya tenemos los destinos y paradas escogidas. Pero la verdad es que todavía no hemos apurado qué haremos en cada una de ellas, ya que nos dejaremos llevar bastante por lo que nuestros amigos nos tengan preparado. En los siguientes posts detallaremos nuestro itinerario completo del viaje para que, si vais de viaje a Canada, os pueda servir de ayuda.

• Nuestra llegada a Canadá será en la ciudad de Calgary, conocida por sus rodeos y su ambiente vaquero. Desde allí cogeremos el coche y nos iremos directamente a nuestro punto de partida.

Banff. Allí nos esperan nuestros amigos Lizz y Lauren, que nos acogerán en su casa durante los primeros tres días de viaje. Desde allí visitaremos el parque nacional Banff, donde esperamos subirnos en la Góndola, el teleférico para ver el pueblo desde el pico más alto de los alrededores, a 2.281 metros, y relajarnos en las Hot Springs.

• Durante los próximos días esperamos subirnos a bordo del vehículo oruga Ice Explorer, para llegar hasta el Glaciar Athabasca y ver los lagos Peyto y Bow, no sin antes explorar el glaciar y la montaña Crowfoot.

• La siguiente parada obligatoria es el parque nacional de Yoho, donde veremos el lago Esmeralda y subir en zigzag hasta las cataratas Takakkaw y el Paso Rogers.

• El último día en Las Rocosas lo dedicaremos a conocer la La zona de Jasper: donde haremos algún trekking para visitar el Cañón del río Maligne y recorrer en canoa el Lago Louise, con sus aguas turquesas y sus paisajes de película y si nos da tiempo ver el Lago Morraine. Al final del día nos hospedaremos en unas cabañas muy pintorescas en Jasper.

• A la mañana siguiente, bien temprano empezaremos el que será nuestro trayecto en coche más largo, para llegar hasta Squamish, donde nos esperarán nuestros amigos Rus y Delena. Como la distancia es de unos 1000km y tardaríamos 9h en llegar, decidimos hacer una parada en Salmón Arm y disfrutar del entonó.

• Los siguientes dos días, los pasaremos en Squamish, en los que esperamos poderles seguir el ritmo practicando deportes al aire libre. Y, como Squamish es la meca del windsurf y kitesurf en Canada (por eso la llaman Ciudad del viento), rezaremos para que Jacobo se anime a navegar en aguas canadienses.

• Nuestro siguiente destino es La isla de Vancouver, donde haremos la primera primera parada en la ciudad de Nanaimo, en la que pasaremos unos días con nuestra amiga Kim.

• Después nos trasladaremos a Ucluelet, para observar a las ballenas que se alimentan en la zona y los osos negros, y para disfrutar en Tofino de algunos de los atardeceres más bonitos del mundo en sus desiertas playas.

• Antes de dejar la isla queremos hacer parada en la ciudad de Victoria.

• Y terminaremos nuestro viaje en la ciudad de Vancouver con su famoso parque Stanley, la isla de Granville, el distrito histórico de Gastown, Chinatown y el puente suspendido de Capilano.

Esperamos poderos contar más sobre lo que vayamos descubriendo en este viaje y de cómo se comporte nuestra glucosa con todo este ir y venir y las actividades que tenemos programadas.

¿Qué te parece lo que tenemos preparado?

¿Has hecho alguno parecido?

¿Alguna recomendación?

 

¡Ánimo, suerte y siempre positivo!