Glucemia en entrenamientos HIIT, aeróbico y Fartlek

¡Primer post del año! Pero nos negamos a escribir sobre lo típico en estas fechas … “Los propósitos de año nuevo”. Hoy os queremos hablar sobre los distintos tipos de entrenamiento que podemos encontrar y los queremos poner a prueba para ver cómo pueden afectar a nuestra glucemia.

Como os decimos siempre, en Lemur Diabético apostamos por la práctica regular de deporte como uno de los mejores métodos para mantener nuestra diabetes controlada o, incluso, preveerla. Y de todo esto, la palabra REGULAR es la más importante para nosotros. De nada sirve apuntarnos ahora al gimnasio de moda de nuestra ciudad o fijarnos objetivos que después no serán fáciles de mantener con nuestro día a día.

Y es que es muy fácil caer en la tentación de los propósitos de año nuevo. Que, ojo. No es que sean malos. Pero hay que ir con mucho cuidado en no fijarse excesivos retos u objetivos que ya sabemos que son difíciles de cumplir. Ya que de esta manera solo conseguiremos sentirnos peor a final de año si vemos que no hemos sido capaces de alcanzarlos. Es preferible empezar por marcarnos objetivos pequeños y con una fecha objetivo en el corto plazo e ir incrementándolos a medida que los vayamos alcanzando.

Por eso, si estás pensando en mejorar tu forma física, perder peso o prepararte para alguna prueba deportiva es muy importante valorar primero los distintos tipos de entrenamiento que tienes a tu alcance y escoger de entre ellos el que más te convenga según cuál sea tu objetivo. Será el objetivo meta que tengas en mente el que determine la intensidad, el volumen y frecuencia de nuestros entrenamientos.

Es muy importante saber que cada tipo de entrenamiento afecta de una manera distinta a nuestra glucosa en sangre. La intensidad, volumen y duración de estos afectará de manera directa. Pero también lo hará lo que comamos antes, durante o incluso después del entreno; las dosis de insulina que nos subministremos, las horas de sueño, etc.

Hoy os queremos hablar sobre las diferencias que existen entre los tres principales tipos de entrenamiento que solemos encontrar o que nos pueda proponer nuestro entrenador personal, que son: HIIT, Aeróbico medio o FARTLEK. Pero como os podéis imaginar, una cosa es la teoría y otra bien distinta la práctica. Para ello, y porque nos gustan los retos, hemos querido comparar el resultado obtenido tras realizar estos tres tipos de entrenamiento intentando (aunque sabemos que es muy difícil) llegar con unas mínimas condiciones estables.

Entrenamiento HIIT: entrenamiento que se realiza a máxima intensidad y en periodos de trabajo cortos. Se debe realizar con la máxima intensidad posible en cada repetición. Es un tipo de trabajo que nos permite jugar con infinidad de tipos de ejercicio, por lo que suele resultar muy variado y ameno. Pero requiere una alta demanda de glucosa, generalmente durante la media hora posterior al ejercicio. Durante este tipo de entrenamiento nuestro cuerpo demandara glucosa de manera inmediata, esto puede provocar que se vacíen de inmediato los depósitos de glucosa y por consecuencia nos lleve a una hiperglucemia (como es en nuestro caso), debemos tener cuidado con el efecto rebote, pocas dosis y un control cada 20 minutos durante la hora posterior evitará una hipoglucemia.

entrenamiento hiit

Como podéis observar, durante el ejercicio, obtenemos un aumento excesivo de la glucosa en sangre que conseguimos contrarrestar con dos dosis de insulina. Gracias al control posterior evitamos una hipoglucemia.

Aeróbico medio: debido a la gran cantidad de tipo de entrenamiento aeróbico que existen, hemos decidido elegir el más común, un entrenamiento generalmente de 1h-1h30´ con un trabajo cardiovascular de entre 70-80% de nuestra FCM. Generalmente este tipo de entrenamiento lo realizamos corriendo, en bicicleta, nadando etc…. Durante este entrenamiento el cuerpo demanda una alta cantidad de glucosa pero también de grasa corporal mayor que en el trabajo anterior. La variación de nuestra glucosa una vez acabado este ejercicio no es tan drástica como en el trabajo HIIT. Es recomendable, recargar nuestras fuentes de energía durante el ejercicio ya que nuestro cuerpo no deja de utilizar glucosa. Consumiendo glucosa en pequeñas cantidades podemos controlar nuestra glucemia. En este tipo de entrenamiento es donde nosotros, personalmente, podemos mantener bajo control nuestra glucemia.

entrenamiento aerobico 2h

Este dia de entrenamiento sufrimos una hipoglucemia durante la mañana. Nos despertamos y enseguida ingerimos: 30 ml de Aquarius, dos croasans, un café y zumo. Pese a la cantidad de HDC ingeridos no nos subministramos insulina para compensar y poder iniciar el entreno con una glucemia suficientemente alta. Este día tocaba sesión de MTB de 2h a ritmo medio. A la hora de pedalear comimos un plátano. Como podemos observar en la gráfica el consumo de glucosa se mantiene estable durante prácticamente toda la excursión. En este tipo de entrenamiento las hipoglucemias son bastante predecibles y controlables. Tampoco se denota un consumo excesivo de nuestra glucosa una vez acabado el entrenamiento.

Fartlek: este tipo de entrenamiento consiste en realizar cambios de intensidad. Aunque, a diferencia del HIIT estos cambios no tienen por qué ser a máxima intensidad. Pueden ser variaciones marcadas por el cronometro o por el desnivel del terreno. Al ser de mayor duración y menor intensidad que el tipo de entrenamiento HIIT, nuestro cuerpo demandará glucosa, sobretodo, una vez finalizado el ejercicio (casi de forma inmediata).

 Fartlek:
Entrenamiento Fartlek en bicicleta estática con cambios de intensidad elevados submáximos de 2 minutos (como máximo) habiendo en total 10 cambios de intensidad, oscilando entre zona 4 (85%) y zona 5 (90%). Como podemos comprobar en la gráfica el consumo de glucosa es progresivo, aunque el tipo de entrenamiento tenga picos de intensidad elevados la glucosa se consume de manera gradual durante todo el entrenamiento incluso una vez finalizado.
Si queréis saber más acerca de estos tipos de entrenamientos, no os perdáis los siguientes posts.

Y … para no perder costumbres aunque cambiemos de año, ya sabéis ¡Ánimo, suerte y siempre positivo!

La importancia de la planificación en la práctica de deporte con diabetes para evitar hipoglucemias

Cambios de ruta, un cambio de horario a última hora, una variación de la actividad prevista… Si sueles practicar deporte en grupo, ¡Seguro que esto te suena! Y es que es muy difícil que todo salga según lo planificado. Con la llegada del FreeStyleLibre otra vez a mi brazo, hemos podido extraer unos datos muy significativos sobre el comportamiento de la glucosa cuando se modifican los planes a la hora de practicar deporte.

Una de los deportes que más practicamos últimamente es la mountain bike (y lo que más nos gusta es hacer rutas con nuestros amigos del #equipolemur). Pues bien, estas vacaciones hemos aprovechado bien el tiempo y hemos realizado algunas salidas por la Sierra de Tramuntana. Pero no os vamos a hablar ni de técnica de pedaleo, ni de posibles rutas… Con este post os queremos contar nuestra última experiencia y cómo un cambio de ruta significativo puede alterar nuestra glucemia.

IMG_4706    IMG_4708

Domingo por la mañana. Hora de salida prevista: 9.30. Después de una noche algo ajetreada y con el FreeStyleLibre aun calibrándose, me tomo una barrita de cereales. Maillot puesto. Cargamos las bicis en el coche y nos dirigimos hacia en punto de partida de nuestra ruta. Allí hemos quedado con otros 3 compañeros.

PRIMER INCONVENIENTE: la glucosa, obviamente, empieza a subir. Nada preocupante puesto que nos quedan 3 horas de mtb por delante. El grupo se retrasa media hora. Mi glucosa sigue en ascenso y yo todavía parado. Primer pico de glucosa más alto de lo que hubiera querido. Pero no importa, dado que voy con gente experimentada. Subo piñones y decido esforzarme más.

IMG_4687

Seguimos la ruta y mi glucosa empieza a bajar, como es normal. A la hora y media decido comer algo (barrita de cereales) y el guía me comenta que queda un llaneo de media hora y después una subida fuerte de unos 50 minutos. Con esta información, decido dar dos sorbos de Aquarius bien grandes, la ruta parece intensa.

IMG_4697       IMG_4698

SEGUNDO INCONVENIENTE: Cuando acabamos el llaneo y nos disponemos a empezar la subida, ¡Nos percatamos de que vamos justos de tiempo, y decidimos recortar distancia! La subida intensa de una hora se convierte en unas rampas de 15 minutos. Resultado: cuando ya llegamos al coche, la barrita y el Aquarius continuaban haciendo su efecto y la glucosa seguía en ascenso.

En este momento es muy difícil saber qué correcciones hacer, ya que un mal cálculo de la insulina a suministrar puede derivar en una hipoglucemia. Debemos recordar que aunque hayamos recortado la distancia, llevamos 2h de bicicleta a nuestras espaldas que continuarán haciendo su efecto. Decido que 3 unidades de insulina serán suficientes.

IMG_4701

Como no nos cansamos de repetir: a la hora de realizar deporte, la planificación es muy importante para las personas con diabetes. Esto no significa que no podamos hacer cambios, ya que habrá veces que no podremos evitarlo. Lo importante es ir bien preparados y prever como estos cambios pueden afectar a nuestras glucemias.

¡Ánimo, suerte y siempre positivo!