Plan de entrenamiento PREtemporada de Rugby

¡Empezamos temporada de rugby e inauguramos vida nueva!

Este verano ha sido un verano de cambios: trabajo nuevo, mucho calor, no he podido llevar el Free debido a las altas temperaturas y al trabajo realizado … y acabando con una mudanza nada más y nada menos que a Irlanda (país de la lluvia, pero, sobre todo, paraíso del Rugby).

Como es natural debido a mi trabajo y las altas temperaturas veraniegas de Mallorca he dispuesto de poco tiempo para entrenar, lo cual se ha notado a la hora de ponerme en forma para empezar la nueva temporada de rugby.

Empecemos con una pequeña introducción de cómo se vive el Rugby en Irlanda. En este país los niños juegan al rugby, las escuelas tienen equipo de rugby y en los parques las porterías son Hs de rugby, es decir se respira el ambiente de rugby como en España el de futbol.

IMG-3393

Debido a todo esto, no podía pretender presentarme al primer entrenamiento con un tono físico malo, ya que el nivel aquí es elevado y llevarían desde agosto preparando la pretemporada. Pues bien, con un margen de un mes y medio para el primer entreno, decidí ponerme las pilas y prepararme mi propio plan de entrenamiento de pretemporada.

A)Entrenamientos de volumen

2 días a la semana de carrera continua esta bien. Pero deberemos incluir algo de HIIT para fortalecer los músculos. Para esto me alié con un compañero de rugby, para asegurar el factor motivación.

Lo primero es empezar dando volumen a nuestros entrenamientos. Es decir, más tiempo de ejercicio en vez de intensidad. Empezamos corriendo unos 40min a ritmo suave (6min/km). Nuestro objetivo es bajar de 5min/km en un mes. Hay que decir que correr nunca ha sido mi mayor virtud ni mi deporte favorito. Mis 80kg de peso y 1.68m indican que no soy el más veloz del mundo.

IMG-3625

B) Entrenamientos HIIT

Las rutinas HIIT consisten en 5 ejercicios de autocarga de 40seg con 20seg de descanso. Haciendo 4 repeticiones nos da un total de 20 minutos de trabajo. Las rutinas las confeccionamos según el grupo muscular que queremos trabajar ese día. Nuestro objetivo era, ir aumentando el tiempo de trabajo disminuyendo el de descanso.

Estructuramos los entrenos con 20min de calentamiento + 20min de rutina HIIT + 10 min de estiramientos.

Así atacamos la tercera semana, las carreras van bien. Con algo de ayuda hemos bajado a 5min/km durante 40min de carrera. Ahora, el objetivo es bajar este tiempo y conseguir correr durante una hora. Además, decidimos incorporar algunas cuestas a la ruta para evitar monotonía e ir aumentando la intensidad del entrenamiento.

A medida que íbamos avanzando en el plan de entrenamiento decidimos incorporar algunas carreras sobre la arena en las rutinas HIIT. Esto nos proporciona el fondo físico adecuado para aumentar el tiempo de carrera continua.

Todo esto no significa que nuestra forma física vaya a dar un cambio espectacular y radicar en solo un mes y medio de trabajo. Pero si, nos permitirá llegar al inicio de temporada con un buen tono físico y alcanzar unas bases adecuadas para soportar entrenamientos de 1h sin dificultades. Además, hay que recordar que, aunque a final del verano nuestra preparación física se ve afectada por los cambios de rutina, la falta de entrenamiento, etc. (que es normal); el cuerpo de una persona regularmente entrenada tiene “memoria muscular”. ¡Por lo tanto, notaremos como los progresos serán notables y en cuestión de poco tiempo nos sentiremos preparados y con ganas de taclear, correr y luchar por ganar a nuestro rival!

Aquí tenéis el plan de entrenamiento pretemporada que he seguido, ya que este año me ha tocado hacerla por mi cuenta. Si estás en un club, lo mejor es que sigas las instrucciones de tu entrenador o tu preparador físico. Pero, si tienes alguna duda o necesitas ayuda al respecto, no dudes en escribirnos. Estaremos encantados de ayudarte a confeccionar tu propio plan de entrenamiento. Ya sea para mejorar condición física, en general, ganar fuerza o trabajar algún grupo muscular concreto.

Envíanos tu mensaje. ¡Queremos conocerte!

Glucemia en entrenamientos HIIT, aeróbico y Fartlek

¡Primer post del año! Pero nos negamos a escribir sobre lo típico en estas fechas … “Los propósitos de año nuevo”. Hoy os queremos hablar sobre los distintos tipos de entrenamiento que podemos encontrar y los queremos poner a prueba para ver cómo pueden afectar a nuestra glucemia.

Como os decimos siempre, en Lemur Diabético apostamos por la práctica regular de deporte como uno de los mejores métodos para mantener nuestra diabetes controlada o, incluso, preveerla. Y de todo esto, la palabra REGULAR es la más importante para nosotros. De nada sirve apuntarnos ahora al gimnasio de moda de nuestra ciudad o fijarnos objetivos que después no serán fáciles de mantener con nuestro día a día.

Y es que es muy fácil caer en la tentación de los propósitos de año nuevo. Que, ojo. No es que sean malos. Pero hay que ir con mucho cuidado en no fijarse excesivos retos u objetivos que ya sabemos que son difíciles de cumplir. Ya que de esta manera solo conseguiremos sentirnos peor a final de año si vemos que no hemos sido capaces de alcanzarlos. Es preferible empezar por marcarnos objetivos pequeños y con una fecha objetivo en el corto plazo e ir incrementándolos a medida que los vayamos alcanzando.

Por eso, si estás pensando en mejorar tu forma física, perder peso o prepararte para alguna prueba deportiva es muy importante valorar primero los distintos tipos de entrenamiento que tienes a tu alcance y escoger de entre ellos el que más te convenga según cuál sea tu objetivo. Será el objetivo meta que tengas en mente el que determine la intensidad, el volumen y frecuencia de nuestros entrenamientos.

Es muy importante saber que cada tipo de entrenamiento afecta de una manera distinta a nuestra glucosa en sangre. La intensidad, volumen y duración de estos afectará de manera directa. Pero también lo hará lo que comamos antes, durante o incluso después del entreno; las dosis de insulina que nos subministremos, las horas de sueño, etc.

Hoy os queremos hablar sobre las diferencias que existen entre los tres principales tipos de entrenamiento que solemos encontrar o que nos pueda proponer nuestro entrenador personal, que son: HIIT, Aeróbico medio o FARTLEK. Pero como os podéis imaginar, una cosa es la teoría y otra bien distinta la práctica. Para ello, y porque nos gustan los retos, hemos querido comparar el resultado obtenido tras realizar estos tres tipos de entrenamiento intentando (aunque sabemos que es muy difícil) llegar con unas mínimas condiciones estables.

Entrenamiento HIIT: entrenamiento que se realiza a máxima intensidad y en periodos de trabajo cortos. Se debe realizar con la máxima intensidad posible en cada repetición. Es un tipo de trabajo que nos permite jugar con infinidad de tipos de ejercicio, por lo que suele resultar muy variado y ameno. Pero requiere una alta demanda de glucosa, generalmente durante la media hora posterior al ejercicio. Durante este tipo de entrenamiento nuestro cuerpo demandara glucosa de manera inmediata, esto puede provocar que se vacíen de inmediato los depósitos de glucosa y por consecuencia nos lleve a una hiperglucemia (como es en nuestro caso), debemos tener cuidado con el efecto rebote, pocas dosis y un control cada 20 minutos durante la hora posterior evitará una hipoglucemia.

entrenamiento hiit

Como podéis observar, durante el ejercicio, obtenemos un aumento excesivo de la glucosa en sangre que conseguimos contrarrestar con dos dosis de insulina. Gracias al control posterior evitamos una hipoglucemia.

Aeróbico medio: debido a la gran cantidad de tipo de entrenamiento aeróbico que existen, hemos decidido elegir el más común, un entrenamiento generalmente de 1h-1h30´ con un trabajo cardiovascular de entre 70-80% de nuestra FCM. Generalmente este tipo de entrenamiento lo realizamos corriendo, en bicicleta, nadando etc…. Durante este entrenamiento el cuerpo demanda una alta cantidad de glucosa pero también de grasa corporal mayor que en el trabajo anterior. La variación de nuestra glucosa una vez acabado este ejercicio no es tan drástica como en el trabajo HIIT. Es recomendable, recargar nuestras fuentes de energía durante el ejercicio ya que nuestro cuerpo no deja de utilizar glucosa. Consumiendo glucosa en pequeñas cantidades podemos controlar nuestra glucemia. En este tipo de entrenamiento es donde nosotros, personalmente, podemos mantener bajo control nuestra glucemia.

entrenamiento aerobico 2h

Este dia de entrenamiento sufrimos una hipoglucemia durante la mañana. Nos despertamos y enseguida ingerimos: 30 ml de Aquarius, dos croasans, un café y zumo. Pese a la cantidad de HDC ingeridos no nos subministramos insulina para compensar y poder iniciar el entreno con una glucemia suficientemente alta. Este día tocaba sesión de MTB de 2h a ritmo medio. A la hora de pedalear comimos un plátano. Como podemos observar en la gráfica el consumo de glucosa se mantiene estable durante prácticamente toda la excursión. En este tipo de entrenamiento las hipoglucemias son bastante predecibles y controlables. Tampoco se denota un consumo excesivo de nuestra glucosa una vez acabado el entrenamiento.

Fartlek: este tipo de entrenamiento consiste en realizar cambios de intensidad. Aunque, a diferencia del HIIT estos cambios no tienen por qué ser a máxima intensidad. Pueden ser variaciones marcadas por el cronometro o por el desnivel del terreno. Al ser de mayor duración y menor intensidad que el tipo de entrenamiento HIIT, nuestro cuerpo demandará glucosa, sobretodo, una vez finalizado el ejercicio (casi de forma inmediata).

 Fartlek:
Entrenamiento Fartlek en bicicleta estática con cambios de intensidad elevados submáximos de 2 minutos (como máximo) habiendo en total 10 cambios de intensidad, oscilando entre zona 4 (85%) y zona 5 (90%). Como podemos comprobar en la gráfica el consumo de glucosa es progresivo, aunque el tipo de entrenamiento tenga picos de intensidad elevados la glucosa se consume de manera gradual durante todo el entrenamiento incluso una vez finalizado.
Si queréis saber más acerca de estos tipos de entrenamientos, no os perdáis los siguientes posts.

Y … para no perder costumbres aunque cambiemos de año, ya sabéis ¡Ánimo, suerte y siempre positivo!

Control glucémico en un partido de rugby para evitar hipoglucemia

El pasado fin de semana tuvimos el primer partido de rugby de esta temporada, y con el panorama de lluvias que estamos teniendo, fue totalmente ¡Pasado por agua!

Como algunos ya sabéis, el rugby es uno de mis deportes favoritos. Podríamos decir que el #TOPthree sería, por este orden: Windsurf, rugby y Mountain Bike. Pero bueno, llevaba casi dos años sin entrenar ni jugar seriamente… casi desde que volvimos de Madrid, donde jugué durante varios años con los UEM Warrios. Ahora que ya estamos en casa y se acerca otro largo y aburrido invierno en la isla, decidí volver a unirme a los Corsaris, con los que inicié en este deporte.

La primera característica y diferencia de la última vez que jugué a rugby es que esta vez lo hacía sin el Freestyle Libre (en otro post os diremos como nos preparamos para que no se nos despegue el sensor). Y el partido no hacía más que suponer complicaciones y eso que todavía no habíamos empezado…

Primer hándicap: el partido empezaba a las 17 y la convocatoria era a las 15. Por lo tanto tuve que adelantar la hora de la comida para no tener sensación de pesadez. Tened en cuenta que el rugby es un partido muy aeróbico y de mucho contacto.

Así que decido comer a las 13.30 y nos preparamos pasta con atún. La glucosa marca 200mg/dl así que bebo un poco de Aquarius y… ¡Hacia el campo!

La medición antes del partido marca 180 mg/dl. Me preocupa ya que, debido a los nervios, me suele subir bastante la glucosa y después me baja de golpe en medio del partido. Por eso, aún haber salido a calentar solo, decido beberme dos sorbos de Aquarius antes de salir a jugar.
¡Empieza el partido!


Como me esperaba, en la media parte tengo la glucosa bastante alta. Pero no hay problema siempre y cuando no empiece a crear cuerpos cetónicos.

Seguimos jugando bajo la lluvia y el juego en esta nueva posición (de 10 ahora) es mucho más parada de lo que preveíamos (llevaba desde siempre jugando como medio-melé) así que eso hará que la glucosa aumente más rápido de lo esperado … En este post os explicamos las características de las diferentes posiciones de juego.

Ya con el pitido final toca hacer feedback y revisar la glucosa. 160mg/dl. No es tan elevada… y además toca tercer tiempo. De todos modos, me llevaré el Aquarius cerca por si toca hacer correcciones.

Ah, se me olvidaba… No hemos ganado el partido pero, haberlo superado sin contratiempos con la glucemia hace que me vaya a casa con buen sabor de boca:

Lémur Diabético 1 – Glucemia 0

Y como repetimos siempre… ¡Ánimo, suerte y siempre positivo!

Si quieres saber más acerca de las reglas de este deporte, no te pierdas nuestros posts:

Relación entre consumo de glucosa y deporte realizado

Hace unas semanas escribimos un post sobre diferentes tipos de glucosa que podemos llevar encima a la hora de realizar deporte. Pues bueno, hoy seguiremos hablando de glucosa … ¡Y es que la glucosa es la fuente de energía que necesitan nuestros músculos para poder realizar deporte! Pero, ¿Cómo se comporta la glucosa cuando realizamos actividad física? ¿Cómo debo preparar mi cuerpo a la hora de realizar deporte? ¿Qué alimento o bebida es el más adecuado en cada caso?

No son preguntas fáciles de contestar, ni tampoco existe una respuesta unívoca y correcta. Pero intentaremos asentar algunos conceptos para evitar futuras dudas.

Antes de empezar a realizar cualquier actividad física deberemos tener en cuenta dos variables: el tiempo que vamos a estar practicando deporte y la intensidad (dureza) con la que vamos a realizar dicha actividad.

Por esto es tan importante la planificación previa a la realización de deporte. La planificación se debe realizar siempre, tengas o no diabetes. Una vez tengamos claro estos dos aspectos, viene la preocupación de ¿Cómo se comportara mi glucosa durante el ejercicio?

Con la siguiente gráfica nos podremos hacer una idea del gasto de glucosa en función de las dos variables mencionadas anteriormente:

grafica glucosa intensidades

  1. En deportes de ALTA INTENSIDAD el gasto de glucosa se dispara en los primeros minutos para, posteriormente mantenerse estable. En esto tipo de ejercicios, al estar trabajando cerca de la capacidad máxima, suelen manejarse duraciones cortas. Si vamos a realizar este tipo de deporte, deberemos asegurarnos de que iniciamos la actividad con un nivel de glucosa en sangre suficientemente alto (no entraremos a dar valores óptimos puesto que esto depende de la persona). En mi caso, suelo prepararme hasta alcanzar valores cercanos a los 140mg/dl.

Durante la actividad, recomendamos disponer de alimentos y/o bebidas con glucosa de absorción rápida (tipo geles, bebidas energéticas, etc.)

Es importante que durante las horas posteriores continuemos realizando mediciones y correcciones, ya que pueden surgir hipoglucemias hasta 3 horas después de haber realizado la actividad.

Ejemplos: combate de judo, karate, 100m piscina, etc.

  1. En deportes en los que se trabaja aBAJA-MODERADA INTENSIDAD es más común que se prolongue la duración del mismo. El gasto de glucosa en este tipo de ejercicios suele mantenerse estable durante la realización de la actividad. Para ello, deberemos asegurarnos de alcanzar un valor inicial de glucosa en sangre óptimo e intentar mantenerlo durante el transcurso  de la actividad. En mi caso, suelo prepararme para alcanzar unos 120mg/dl.

En estos casos recomendamos disponer de alimentos de índice glucémico más bajo (tipo fruta o barritas de cereales) que nos puedan proporcionar energía de manera progresiva.

Es recomendable realizar mediciones y correcciones de manera continuada para evitar subidas o baja en nuestra glucemia.

Ejemplos: carreras de mas de 1 hora de duración, rugby….

Debemos tener en cuenta, que cuando practicamos deporte de alta intensidad, nuestro cuerpo responde al detectar un aumento de actividad, provocando una liberación de glucógeno hepático y muscular. Durante las horas posteriores, deberemos tener especial cuidado con las correcciones que realicemos, ya que tras haber consumido la glucosa de nuestras reservas deberán reponerse y podría, por tanto, bajarnos el azúcar de manera descontrolada. Esto no dice que no tengamos que realizar correcciones, pero si que sería recomendable realizarnos mediciones más continuas y correcciones más pequeñas.

Image-1

En esta las siguiente gráficas os recomendamos algunos de los alimentos que consumimos nosotros dependiendo del tipo de la actividad que vayamos a realiza, su tiempo y la intensidad de la misma.

¡Ánimo, suerte y siempre positivo!

 

La fuerza de caminar para controlar la diabetes

A cada uno de nosotros nos puede mover una motivación u otra a la hora de realizar deporte: adelgazar, mantener una buena salud, prepararnos para una competición, ocio… o incluso como método para poder bajar la glucemia.

Caminar es un deporte o actividad que se suele obviar, sobretodo, entre los jóvenes. Se suele optar por correr o montar en bicicleta, aun sin tener la condición física adecuada para ello.

Gracias el medidor continuo de glucosa FreestyleLibre he podido plasmar en unas gráficas los efectos que, caminar durante una hora a buen ritmo, ha generado en mi glucosa.

Ambos días comí prácticamente lo mismo, hidratos de carbono de absorción lenta, y ambos días obtuve unos valores de glucemia bastante similares a la misma hora. Pero el día que caminé, la dosis de insulina que tuve que suministrarme se redujo notablemente.

DÍA CAMINANDO

A la hora de iniciar la marcha (20:00) me realicé una medición y obtuve un valor de glucemia de 177mg/dL. Me inyecté 2 dosis de Novorapid e inicie mi actividad (Caminata a ritmo suave durante 60 min).

El resultado es evidente, descenso de la glucosa, la cual tuve que compensar con la ingesta de hidratos de carbono para evitar la hipoglucemia. Un inconveniente al salir a estas horas es que el riesgo a una posible hipoglucemia puede juntarse con la hora de la cena. Pero, gracias a mediciones constantes, conseguí estabilizar la glucemia antes de dormir.

Como podemos comprobar en las gráficas, durante la realización de ejercicio aeróbicos ligeros o medios utilizamos la glucosa sanguínea pero, no aumentamos la intensidad lo suficiente como para estimular el glucógeno hepático; por lo tanto las horas posteriores al ejercicio son menos críticas.

grafica caminar 3 dosis

DIAS SIN CAMINAR

Realizamos la comparación dentro de las mismas franjas horarias y comprobamos que los valores de glucosa iniciales fueran similares.  Al no realizar actividad física este día y no activar el metabolismo, mi glucemia (aunque estable) se mantuvo elevada durante gran parte de la tarde. Durante este periodo llegué a tener que suministrarme 7 unidades de Novorapid, 3 veces más que el día anterior.

dias sin caminar

Caminar puede no ser la base de nuestro entrenamiento diario, pero los beneficios que otorga son más que evidentes, y aún más para las personas con diabetes. Este tipo de ejercicios nos ayuda a reducir la cantidad de insulina a subministrarnos. Sobre todo si anteriormente hemos ingerido alimentos con hidratos de carbono de absorción lenta, ya que sabemos que durante un tiempo prolongado nuestra glucemia seguirá ascendiendo. En este tipo de situaciones, esta actividad nos puede ayudar a mantenerla estable durante las próximas horas.

¡Ánimo, suerte y siempre positivo!

Tipos de glucosa según el deporte que vayamos a practicar

Si tienes diabetes y practicas deporte habitualmente, seguro que una de las cosas que más te preocupan son las hipoglucemias. ¿Verdad? Si te sientes identificado … ¡Este post es para ti! A continuación, te explicamos los tipos de glucosa más adecuados según el deporte que vayas a practicar.

Una de las mayores preocupaciones para las personas con diabetes a la hora de practicar deporte, son las hipoglucemias. Y es que a veces es muy complicado calcular los niveles previos de glucosa en sangre adecuados en función de la intensidad y duración de la actividad que vayamos a realizar. Para ello, es muy importante, antes de iniciar cualquier tipo de actividad física, preparar la glucosa extra que deberemos llevar encima para poder evitar posibles complicaciones.

Pero… ¿Qué tipo de glucosa me llevo? ¿En qué envase? ¿Cuánta? Como todo, dependerá del tipo de deporte que vayamos a realizar, el medio, la intensidad y la duración.

A continuación, te detallamos los tipos de glucosa, envases y formatos que mejor se ajustaran a tus necesidades en función del deporte o actividad que vayas a realizar.

TIPOS DE GLUCOSA según la intensidad de la actividad

  • Ejercicio de larga duración y baja intensidad

Si vamos a realizar deporte de larga duración y baja intensidad, será recomendable que llevemos encima glucosa de absorción lenta (por ejemplo, una manzana), debido a que en este tipo de actividades el nutriente más requerido por nuestro cuerpo es la grasa y no tanto la glucosa. Si has ingerido glucosa de absorción rápida practicando este tipo de deporte, seguramente hayas tenido que subministrarte insulina durante el ejercicio para corregir. Tomando glucosa de absorción lenta conseguiremos una tendencia estable durante toda la práctica y podremos ir realizando mediciones y ajustes con mayor facilidad y evitaremos posibles rebotes insulínicos.

  • Ejercicio de alta intensidad

Al contrario, si vamos a realizar ejercicios de alta intensidad (tipo HIIT, Crossfit, spinning, etc.), será recomendable que llevemos encima glucosa de absorción rápida (pastillas o geles de glucosa).  En este tipo de deportes nuestro metabolismo necesita obtener energía de manera rápida, por lo tanto, utilizará la glucosa o el glucógeno como vía metabólica principal. Con lo cual, deberemos reponer estos depósitos de manera más rápida. Si no tomamos la glucosa adecuada durante la práctica de este tipo de deportes, es bastante probable que terminemos sufriendo una hipoglucemia.

pastillas glucosa

EL ENVASES 

El envase o formato de la glucosa es primordial. La mayoría de nosotros llevamos siempre el sobrecito de azúcar encima, por si las moscas … Pero ¿Cuántas veces se te ha roto en el bolsillo o la maleta o se te ha mojado? Este sistema es útil si salimos a correr o vamos en bicicleta. Pero, si por ejemplo vamos a realizar algún deporte acuático, no nos resultará tan práctico.

Dependiendo del medio o del equipamiento con el que vamos a realizar deporte, deberemos utilizar un tipo de envase u otro.

  • Ejercicio por ciudad o zona urbana

Si vamos a realizar deporte por la ciudad (una carrera, una salida en bici, una caminata, etc.) podemos llevar una pequeña riñonera con una pastilla de glucosa o un sobrecito de azúcar refinado. Incluso llevar algunas monedas para comprar alguna bebida azucarada en caso de necesidad. Esta circunstancia es la más fácil de controlar, ya que al fin y al cabo siempre podremos entrar en un bar y pedir un sobrecito de azúcar.

  • Ejercicio en montaña o zonas naturales

El problema viene cuando salimos a terrenos más “naturales”, en la montaña, por ejemplo. Además de prever la duración e intensidad del ejercicio que vamos a realizar, debemos tener en cuenta que el envase debe ser resistente y flexible. Es decir, que al mojarse no se rompa. Lo mejor sería llevar una botella de aquarius o agua con azúcar o una barrita energética. Si vamos a llevar mochila lo mejor es reservar un bolsillo fácilmente accesible para nuestra glucosa.

IMG-20160315-WA0011

  • Ejercicio en el mar o medio acuático

Cuando llegamos al medio acuático la cosa se complica. En esta situación nuestra equipación será fundamental para mantener nuestra glucosa lo más seca posible. Hacernos con una funda impermeable sería la mejor opción (podemos usar las típicas bolsas con cierre hermético). En cuanto al tipo de glucosa, lo recomendable sería algo sólido como unas barritas de cereales o una botella de agua con azúcar, ya que pueden seguir proporcionándonos energía, aún mojadas o húmedas. Por el contrario, las pastillas de glucosa o los sobres de azúcar pueden diluirse si se mojan.

IMG-20160315-WA0010

Nuestros consejos:

  1. Recuerda añadir glucosa extra a tu kit diabetológico. Es muy importante llevarlo glucosa extra contigo siempre que practiques deporte para evitar posibles complicaciones.
  2. Practicando deportes de baja intensidad y larga duración lleva contigo glucosa de absorción lenta
  3. Tomando glucosa de absorción lenta conseguiremos una tendencia estable durante toda la práctica y podremos ir realizando mediciones y ajustes con mayor facilidad. También evitaremos rebotes insulínicos.
  4. Practicando deportes de alta intensidad, lleva contigo glucosa de absorción rápida.
  5. Si no tomamos la glucosa adecuada durante la práctica de deporte de alta intensidad, es bastante probable que terminemos sufriendo una hipoglucemia.
  6. Si vamos a llevar mochila lo mejor es reservar un bolsillo fácilmente accesible para nuestra glucosa.
  7. Practicando deporte en la montaña o el campo, utiliza envases resistentes y flexibles. No queremos echar a perder nuestras reservas por no llevar la glucosa en un envase adecuado.
  8. En el mar utiliza bolsas herméticas o envases sólidos. Recuerda que las pastillas de glucosa o los sobres de azúcar pueden diluirse si se mojan.

Esto son algunas recomendaciones. Debemos recordar que cada cuerpo es diferente y puede reaccionar de manera distinta a la glucosa. Por ello, siempre deberemos escoger el método que mejor le sirva a uno mismo. Estos consejos o recomendaciones están basados en mi experiencia personal. ¡Espero que a ti también te sirvan!

¿En tu caso, que tipo de glucosa llevas siempre encima a la hora de practicar deporte? Comparte con nosotros tu experiencia.

Y recuerda … Ánimo, suerte y siempre positivo!

Ejercicios de pierna al aire libre

Hace poco os hablamos de la necesidad de preparar nuestro cuerpo si queremos retomar el deporte tras una temporada de inactividad, en función del tipo de ejercicio que vamos a realizar. Con ello, el objetivo que perseguimos es adaptarnos al deporte de manera progresiva, segura y evitando posibles lesiones.

Como ya pusimos como ejemplo el caso de iniciarse o retomar la carrera (en el post “Del soffing al jogging”) hemos decidido recomendaros  un par de ejercicios para fortalecer los músculos que se utilizan en este deporte.

Hemos elegido un escenario cotidiano, en el que realizar estos ejercicios nos saldrá totalmente gratis. Para ello puedes utilizar muros, bancos, etc. La altura del ejercicio es proporcional a la dificultad del mismo.

Estos ejercicios pueden ayudarte a mejorar el tono muscular y son perfectamente compatibles con el running. De manera que puedes alternarlos con el propio plan de entreno que te hayas fijado.

EJEMPLOS:

  1. LUNGE (Alternando piernas)

ej 1

  1. SALTO CON SENTADILLA

Processed with MOLDIV

  1. SUBIR ESCALERA

ej 3

  1. SUBIR ESCALON, ALTERNANDO PIERNAS

ej 4

  1. JUMP BOX:

ej 2

RECOMENDACIONES:

  • Realiza ejercicios de fuerza antes del ejercicio aeróbico.
  • Después de una sesión de fuerza corre a ritmo más bajo de lo habitual.
  • Estos ejercicios son muy eficientes para mejorar la fuerza resistencia, descansa poco y ajusta la velocidad del ejercicio.
  • Ajusta la altura de los bancos a tu nivel físico.
    • Más altura más nivel.
    • Menos altura, menos nivel.
  • Ajusta la intensidad y el volumen a tu condición física. No te pases de repeticiones, con fatiga la técnica empeora y el riesgo de lesiones puede aumentar.

Antes de empezar cualquier actividad física, piensa bien cuáles son tus objetivos y decide correctamente el ejercicio que vas a realizar. Se progresivo y constante en tus entrenamientos. Estas claves te ayudarán para obtener tus beneficios.

Os dejamos un enlace donde reproducimos los ejercicios.

¡Ánimo, suerte y siempre positivo!