La importancia del kit diabetológico en MTB

El fin de semana pasado nos pusimos el culot, llamamos a dos compañeros y nos dispusimos a rodar en bicicleta por la Serra de Tramuntana. La ruta que teníamos en mente iba a ser desde Sa Comuna de Bunyola hasta Alaró. aunque conocemos la mayoría de caminos, esta no la habíamos hecho todavía, así que preferimos descargarnos la ruta en Wikilok y seguirla con el GPS.

Como siempre, lo primero que hacemos antes de ponernos en marcha es: revisar la ruta y preparar nuestro kit diabetológico acorde a ella.

Nos esperan:

  • Dos subidas prolongadas
  • 20km de ruta
  • 3horas aproximadamente

Por tanto, nos llevaremos:

  • Medio litro de Aquarius
  • 3 barritas muesly
  • 2 zumos de piña

Después de ordenar nuestra mochila, cargar las bicicletas y recoger a nuestros compañeros, llegamos a las faldas de Sa Comuna de Bunyola y empezamos la excursión.

img-8470.png

Justamente nuestro sensor Freestyle libre se termina minutos antes de empezar la excursión. La última lectura que nos da es de 175mg/dl estable. Por lo tanto cogemos el medidor capilar y nos quitamos el sensor.

La ruta empieza con una subida prolongada por una carretera asfaltada de unos 30 minutos. Al llegar al primer desvío nos hacemos la primera medición (125 mg/dl) y vemos que tenemos la glucosa en descenso. Claramente tomamos la decisión de bebernos uno de los zumos y seguimos rondando. Ahora la ruta transita por un sendero más técnico y menos ciclable. Seguimos en descenso, pero continuamos pedaleando. Pedaleamos durante 40 minutos más hasta llegar a lo alto de Sa Comuna. Llegados a este punto nos hacemos una medición aunque sabemos que vamos bien. Las sensaciones son bastante buenas, aunque el ritmo de los compañeros es más difícil de aguantar y estamos consumiendo mucha energía.

Con una glucemia de 130 mg/dl nos tomamos un plátano antas de iniciar un ligero descenso por la trialera que nos llevará hasta “Salt des Freu”. Una vez allí nos esperan dos cuestas muy duras. Quizás sea el momento más complicado de la excursión. Pero, una vez superadas estas cuestas, que no duran más de 10 minutos, nos encontramos con el primer escollo. Cuando parece que la subida ha terminado, la inclinación aumenta y las piedras están todavía más sueltas. El resultado, 20 minutos más de subida por tramo no ciclable.

Una vez arriba y habiendo pasado ya Orient, tenemos Alaró cerca de nuestra rueda. Hacemos la última medición de la ruta antes de iniciar el descenso (105 mg/dl) y nos indica que debemos bebernos el último zumo antes de empezar a bajar.

Finalmente lo que parecía una bajada divertida se convierte en un calvario. Teniendo que bajar la bicicleta a cuestas sumado al cansancio acumulado, nos alegramos de habernos tomado ese zumo.

¡Llegamos a Alaro! Y aquí termina nuestra ruta del fin de semana. Nos realizamos una última medición antes de guardar la bicicleta en la furgoneta (98 mg/dl). Esto nos ayuda a saber que, en tema de glucemias, hoy ha sido una ruta más que positiva. Y eso que hemos tenido algunos imprevistos. En este tipo de rutas en las que dispones de un perfil orientativo, pero no conoces bien la ruta, es importante preparar bien el kit glucémico que vas a llevar a cuestas. Cargarnos la mochila de azúcar puede aumentar demasiado el peso y hacernos gastar un exceso de energía muy valioso. Conocer nuestro cuerpo nos ayuda a saber qué tipo de azucares son los más indicados para este tipo de excursiones.

434cb0a0-f853-4de5-b53f-70e30b4ae9d0 (1).JPG

Esta ruta de hoy nos ha servido como claro ejemplo de que en este tipo de entrenamientos no podemos dejar de tomar glucosa durante el ejercicio, preferiblemente de absorción más lenta. Hoy prácticamente no hemos bebido Aquarius (que es nuestra mejor opción cuando necesitamos azúcar de rápida absorción).

A ver qué tal va la próxima! ¿Y vosotros, qué soléis llevar encima cuando practicáis mountainbike?

Y … ya sabéis ¡Ánimo, suerte y siempre positivo!

Glucemia en entrenamientos HIIT, aeróbico y Fartlek

¡Primer post del año! Pero nos negamos a escribir sobre lo típico en estas fechas … “Los propósitos de año nuevo”. Hoy os queremos hablar sobre los distintos tipos de entrenamiento que podemos encontrar y los queremos poner a prueba para ver cómo pueden afectar a nuestra glucemia.

Como os decimos siempre, en Lemur Diabético apostamos por la práctica regular de deporte como uno de los mejores métodos para mantener nuestra diabetes controlada o, incluso, preveerla. Y de todo esto, la palabra REGULAR es la más importante para nosotros. De nada sirve apuntarnos ahora al gimnasio de moda de nuestra ciudad o fijarnos objetivos que después no serán fáciles de mantener con nuestro día a día.

Y es que es muy fácil caer en la tentación de los propósitos de año nuevo. Que, ojo. No es que sean malos. Pero hay que ir con mucho cuidado en no fijarse excesivos retos u objetivos que ya sabemos que son difíciles de cumplir. Ya que de esta manera solo conseguiremos sentirnos peor a final de año si vemos que no hemos sido capaces de alcanzarlos. Es preferible empezar por marcarnos objetivos pequeños y con una fecha objetivo en el corto plazo e ir incrementándolos a medida que los vayamos alcanzando.

Por eso, si estás pensando en mejorar tu forma física, perder peso o prepararte para alguna prueba deportiva es muy importante valorar primero los distintos tipos de entrenamiento que tienes a tu alcance y escoger de entre ellos el que más te convenga según cuál sea tu objetivo. Será el objetivo meta que tengas en mente el que determine la intensidad, el volumen y frecuencia de nuestros entrenamientos.

Es muy importante saber que cada tipo de entrenamiento afecta de una manera distinta a nuestra glucosa en sangre. La intensidad, volumen y duración de estos afectará de manera directa. Pero también lo hará lo que comamos antes, durante o incluso después del entreno; las dosis de insulina que nos subministremos, las horas de sueño, etc.

Hoy os queremos hablar sobre las diferencias que existen entre los tres principales tipos de entrenamiento que solemos encontrar o que nos pueda proponer nuestro entrenador personal, que son: HIIT, Aeróbico medio o FARTLEK. Pero como os podéis imaginar, una cosa es la teoría y otra bien distinta la práctica. Para ello, y porque nos gustan los retos, hemos querido comparar el resultado obtenido tras realizar estos tres tipos de entrenamiento intentando (aunque sabemos que es muy difícil) llegar con unas mínimas condiciones estables.

Entrenamiento HIIT: entrenamiento que se realiza a máxima intensidad y en periodos de trabajo cortos. Se debe realizar con la máxima intensidad posible en cada repetición. Es un tipo de trabajo que nos permite jugar con infinidad de tipos de ejercicio, por lo que suele resultar muy variado y ameno. Pero requiere una alta demanda de glucosa, generalmente durante la media hora posterior al ejercicio. Durante este tipo de entrenamiento nuestro cuerpo demandara glucosa de manera inmediata, esto puede provocar que se vacíen de inmediato los depósitos de glucosa y por consecuencia nos lleve a una hiperglucemia (como es en nuestro caso), debemos tener cuidado con el efecto rebote, pocas dosis y un control cada 20 minutos durante la hora posterior evitará una hipoglucemia.

entrenamiento hiit

Como podéis observar, durante el ejercicio, obtenemos un aumento excesivo de la glucosa en sangre que conseguimos contrarrestar con dos dosis de insulina. Gracias al control posterior evitamos una hipoglucemia.

Aeróbico medio: debido a la gran cantidad de tipo de entrenamiento aeróbico que existen, hemos decidido elegir el más común, un entrenamiento generalmente de 1h-1h30´ con un trabajo cardiovascular de entre 70-80% de nuestra FCM. Generalmente este tipo de entrenamiento lo realizamos corriendo, en bicicleta, nadando etc…. Durante este entrenamiento el cuerpo demanda una alta cantidad de glucosa pero también de grasa corporal mayor que en el trabajo anterior. La variación de nuestra glucosa una vez acabado este ejercicio no es tan drástica como en el trabajo HIIT. Es recomendable, recargar nuestras fuentes de energía durante el ejercicio ya que nuestro cuerpo no deja de utilizar glucosa. Consumiendo glucosa en pequeñas cantidades podemos controlar nuestra glucemia. En este tipo de entrenamiento es donde nosotros, personalmente, podemos mantener bajo control nuestra glucemia.

entrenamiento aerobico 2h

Este dia de entrenamiento sufrimos una hipoglucemia durante la mañana. Nos despertamos y enseguida ingerimos: 30 ml de Aquarius, dos croasans, un café y zumo. Pese a la cantidad de HDC ingeridos no nos subministramos insulina para compensar y poder iniciar el entreno con una glucemia suficientemente alta. Este día tocaba sesión de MTB de 2h a ritmo medio. A la hora de pedalear comimos un plátano. Como podemos observar en la gráfica el consumo de glucosa se mantiene estable durante prácticamente toda la excursión. En este tipo de entrenamiento las hipoglucemias son bastante predecibles y controlables. Tampoco se denota un consumo excesivo de nuestra glucosa una vez acabado el entrenamiento.

Fartlek: este tipo de entrenamiento consiste en realizar cambios de intensidad. Aunque, a diferencia del HIIT estos cambios no tienen por qué ser a máxima intensidad. Pueden ser variaciones marcadas por el cronometro o por el desnivel del terreno. Al ser de mayor duración y menor intensidad que el tipo de entrenamiento HIIT, nuestro cuerpo demandará glucosa, sobretodo, una vez finalizado el ejercicio (casi de forma inmediata).

 Fartlek:
Entrenamiento Fartlek en bicicleta estática con cambios de intensidad elevados submáximos de 2 minutos (como máximo) habiendo en total 10 cambios de intensidad, oscilando entre zona 4 (85%) y zona 5 (90%). Como podemos comprobar en la gráfica el consumo de glucosa es progresivo, aunque el tipo de entrenamiento tenga picos de intensidad elevados la glucosa se consume de manera gradual durante todo el entrenamiento incluso una vez finalizado.
Si queréis saber más acerca de estos tipos de entrenamientos, no os perdáis los siguientes posts.

Y … para no perder costumbres aunque cambiemos de año, ya sabéis ¡Ánimo, suerte y siempre positivo!

Salida en MTB superando hipoglucemia

El fin de semana pasado decidimos salir a pedalear un poco por la montaña, concretamente por el camino viejo de Caimari a Lluch pasando por el Prat dels Pilons (para los que hagáis MTB por Mallorca :p). Ya habíamos realizado antes esta excursión, así que conocíamos el trazado y perfil de la ruta. Lo más destacable de esta ruta son dos rampas con inclinación muy elevada y un tramos final algo duro.

Como siempre empezamos el día con una medición matinal. Hoy toca mediciones capilares ya que estos días estoy a la espera de que me llegue el nuevo sensor FreeStyleLibre dado que el anterior se me despegó antes de hora en el último partido de rugby. Así que tengo que tener en cuenta que me haré menos mediciones que de costumbre.

La medición nos marca 141 mg/dl, desayunamos fruta (dos piezas de manzana), un vaso de zumo sin azucares añadidos y café americano. Me inyecto 3 dosis de insulina y nos ponemos en marcha.

Llegamos a las faldas de la montaña en coche. Pero, toca un última medición antes de ponernos a pedalear para comprobar que esté todo en orden. Marca 171 mg/dl. Con este nivel de glucosa no necesito tomar nada más. Así que, ¡En marcha!

A los 20 minutos nos encontramos con las primeras rampas. El cansancio empieza a notarse … pero no ponemos el pie en el suelo. A pesar del cansancio y el esfuerzo realizado decido esperar un poco más antes de realizar la siguiente medición, ya que en este momento no serviría de nada porque el esfuerzo realizado todavía no se plasmaría en el nivel de glucosa en sangre. Decido seguir 10 minutos más, aprovechando el llaneo por un valle rocoso. Es al final de este valle donde me realizo la siguiente medición. Marca 87 mg/dl. Nos indica que la glucosa está en descenso ya que nuestro cuerpo necesita tirar de los azúcares en sangre para reponer la energía utilizada durante las cuestas (llevamos 50 minutos de excursión).

Como conozco la ruta y sé que antes de la subida final viene un pequeño descenso, decido comer una barrita de cereales y beber lo equivalente a un vaso y medio de Aquarius de naranja. Descanso unos minutos y sigo en marcha. Por ahora, y a pesar de que la glucosa había bajado, no he notado síntomas de hipoglucemia.

A los pocos minutos de bajar volvemos a encontrar otra subida bastante pronunciada y rocosa que nos llevará hasta el Coll des Prat. Serán unos 50 minutos de subida que no nos darán tregua alguna. Al llegar arriba empiezan a aparecer síntomas  de hipoglucemia … Parece que hemos salvado bien la subida aunque llego bastante justo (67mg/dl), así que aquí consumo otra barrita y un vaso más de Aquarius antes de iniciar el descenso que nos llevará al coche.

Una vez abajo toca una nueva medición. Marca 80 mg/dl. Teniendo en cuenta que llevamos 30 minutos de descenso, sigue siendo bastante baja. Esto nos indica que nuestro cuerpo necesita energía tras el esfuerzo realizado en las subidas y que está consumiendo nuestra glucosa en sangre para reponerla. Tomamos medidas y bebemos Aquarius para aguantar hasta la hora de comer con una glucosa previa de 125 mg/dl.

¡Lo hemos conseguido! Hemos salvado lo que podría haber sido una hipoglucemia más grave y habernos arruinado la excursión entera.

Hay que recordar que en subidas prolongadas y esfuerzos máximos nuestro cuerpo tiende a seguir consumiendo energía incluso después de una hora del esfuerzo realizado. Por lo tanto, hay que saber elegir el momento correcto para realizar las mediciones para poder tomar las decisiones adecuadas.

Animo, suerte y siempre positivo!

Rugby II. Posiciones de juego

Una de las principales características del rugby es que es un deporte apto para todas las formas y tamaños, y es precisamente la riqueza de esta diversidad la que hace más fuerte al equipo. Y es que cada posición requiere un conjunto diferente de atributos físicos y técnicos que analizaremos en este post.

En el post anterior ya introducimos algunos conceptos básicos de rugby. Hoy queremos enumerar las diferentes posiciones que existen para cada modalidad de juego y su ubicación respecto al resto.

Posiciones de rugby 15:

 rugby15

(2) Hocker

(1) Pilar izquierdo y (3) Pilar derecho

(4 y 5) Segunda línea

(6) Ala lado abierto y (7) Ala lado ciego – o Tercera línea

(8) Número 8

(9) Medio melé

(10) Apertura

(12) Primer centro y ( 13) Segundo centro

(11) Wing izquierdo y (14) Wing derecho

(15) Full-back

Posiciones en el Rugby Seven:


rugby7

(2) Hocker

(1) Pilar izquierdo y (3) Pilar derecho

(4) Medio melé

(5) Apertura

(6) Centro

(7) Wing

 

Se pueden diferenciar tres zonas de juego sobre el campo sea cual sea la modalidad (15 o seven):

–       Delanteros

–       Medio campos

–       ¾

A continuación explicaremos con más detalle cual es el papel de cada uno de estos jugadores en el campo de juego así como las principales características físicas y técnicas que deberán reunir para no comprometer al resto del equipo:

 1. Delanteros:

 –        Pilares: Su función principal es fijar la melé y actuar como pivotes en los rucks y mauls. También serán los encargados de levantar y brindar apoyo a los saltadores en el line-out. Deben ser jugadores con mucha fuerza en la parte superior del cuerpo para proporcionar estabilidad, resistencia y movilidad a la melé.

 –        Hocker: es el jugador responsable de ganar la posesión (talonar) en las melés. Normalmente también es el encargado de realizar el lanzamiento en el line-out. Es el jugador más ligero de la primera línea. Deben ser, por tanto, jugadores con mucha potencia (para resistir la fuerza física de la primera línea) combinada con velocidad para desplazarse en el campo de juego y buena técnica de lanzamiento. 

 –        2ª línea (solo en rugby): además de recibir el balón en los line-outs y reinicio, son los encargados de proporcionar empuje en las melés, rucks y mauls. Su objetivo es conseguir avanzar al máximo en lugar de retroceder. Suelen ser los más altos del equipo. Estos jugadores deberán ser altos además de fuertes. Deberán combinar su físico con buenas destrezas para atrapar el balón.

 –        Alas (solo en rugby 15): el objetivo de estos jugadores es ganar la posesión del balón contrario mediante la fuerza física y la destreza en situaciones de contacto. Deben ser jugadores con un alto deseo de ganar el balón. Deben reunir velocidad, potencia, resistencia y tener un buen manejo del balón.

 –        Número 8 (Solo en rugby 15): debe asegurar la posesión en la base de la melé y trasladar el balón al juego abierto. Es el jugador más grande y potente de la tercera línea. En esta posición resulta crucial la potencia y el ritmo en distancias cortas: ganando terreno y posiciones en el campo de juego.

  1. Medio:

 –        Medio Melé: Es el enlace entre los delanteros y los backs en melés y line-outs. Es el tomador de decisiones por excelencia, por lo que debe conocer bien las reglas del juego y tener una visión estratégica.  Se trata de jugadores multifacéticos. Deben ser potentes, tener velocidad explosiva. 

–        Apertura: es otro jugador clave en la decisión estratégica de la jugada. El 10 recibe el balón del 9 y debe elegir si: patear, pasarla o bien ser él quien busque hueco en la defensa; todo ello en función de un rápido análisis sobre el terreno de juego. Deben ser jugadores con un alto conocimiento del juego, creativos, con destreza tanto en el juego como en el pateo del balón y es fundamental su percepción táctica y sus habilidades comunicativas.

  1. Tres cuartos

 –        Centros: estos jugadores son claves tanto en defensa como en ataque. En defensa intentando placar y en ataque utilizando sus habilidades de velocidad, potencia y creatividad para perforar la defensa. Son jugadores delgados, fuertes y extremadamente veloces. Por su posición, requerirán tener destrezas de atacante y ser tenaces en mantener o recuperar la posesión del balón.  

 –        Wings: por su posición, frecuentemente estos jugadores se encontrarán ante un espacio abierto que deberán aprovechar si quieren conseguir marcar un try. Es por ello que los wings suponen la inyección de potencia y velocidad que el equipo necesita para dejar al oponente atrás y llegar a la línea de ensayo. Es importante que además de su potencia y destreza sean sólidos en la defensa.

 –        Full back: estos jugadores son la última línea de defensa por lo que su misión es atrapar los balones que lleguen a su área y lograr sacarlos de allí sin perder la posesión. Deberán ser, por un lado, jugadores confiables atrapando balones aéreos y tener destrezas para patear a touch; y por otro gozar de un buen físico para realizar placajes salvadores. Estos jugadores deberán coordinarse con los wings para aprovechar las oportunidades que brinde el contrario y marcar ensayo.

Y tú, ¿Te sientes identificado con alguna de estas posiciones?

En el próximo post te explicamos otros conceptos que creemos que debes conocer antes de enfrentarte a tu primer partido: ley de ventaja, touch, penal, etc.

*INFORMACIÓN OBTENIDA DE LA PÁGINA WEB DE WORLD RUGBY, WWW.WORLDRUGBY.ORG

Rugby I. Conceptos Básicos

Todo lo que necesitas saber acerca del rugby está en nuestro Blog: #LemurRugby

¡En esta sección encontrarás todo lo que necesitas saber acerca del rugby! Si eres nuevo en esto, quizás te convendría empezar primero por conocer los valores que envuelven este deporte y familiarizarte con el código de juego. En cambio, si ya llevas tiempo jugando, seguramente te interese más saber cómo prepararte antes de un partido, cuáles son las mejores técnicas para cada tipo de juego o posición o hasta cómo prevenir y manejar posibles lesiones…

¡Sea cual sea tu nivel, si te gusta el rugby, esta es tu sección!

  1. Objetivo del juego

El principal objetivo del rugby es conseguir llevar el balón hasta la línea de ensayo del equipo oponente y posarla sobre el suelo para poder marcar. Aunque en realidad es algo más complejo que esto …En el rugby los pases de balón deben realizarse siempre hacia atrás. Solamente se podrá lanzar el balón hacia adelante en caso de realizar un chute, siempre y cuando el resto de jugadores del equipo estén detrás del balón en el momento del chute y el balón toque el suelo antes de ser lanzado.

Como veréis, el trabajo en equipo y la comunicación dentro del campo son fundamentales, ya que solo trabajando en equipo se conseguirá mover el balón hacia la línea de ensayo del oponente sorteando al resto de jugadores.

La base de este juego, como en muchos otros, consiste en la creación y el uso de huecos o espacios en el campo. El equipo ganador, por tanto, será aquel que consiga detectar los espacios que se creen y los cruce evitando la posesión del equipo contrario.

img_5954

2. Puntuación

5 puntos – ensayo: se anota cuando un jugador consigue superar la línea de ensayo del oponente y posa el balón en el suelo.

2 puntos – conversión: tras haber marcado un ensayo, el equipo tiene la oportunidad de chutar el balón a palos desde un punto en línea con el lugar en el que se realizó el ensayo. Para anotar una conversión, el balón debe pasar por encima de la barra y entre los palos.

3 puntos – penal: se puede lanzar penal tras una falta realizada por el equipo contrario. El lanzamiento es el mismo que el de la conversión pero en este caso se lanza desde el lugar en el que se cometió la falta.

3. El campo

Campo Rugby

4. Juego desplegado

Este término se refiere a cualquier fase del partido en la que el balón se pasa entre compañeros y ambos equipos luchan por conseguir su posesión.El partido comienza con un drop kick efectuado desde el centro de la línea de mitad de campo El equipo que recibe el balón debe estar a 10 metros de esa línea cuando se realice el chute y la patada deberá pasar los 10 metros de la línea de ensayo de los oponentes antes de tocar el suelo.

Durante el juego desplegado, el equipo en posesión tratará de conseguir que el balón llegue a los jugadores que estén ante posibles espacios en el campo y lo hagan avanzar hacia la línea de ensayo oponente. Un jugador puede hacer un pase a un compañero de equipo que esté en mejor posición para continuar con el ataque siempre y cuando este se haga hacia atrás. Si se efectúa un pase forward (hacia adelante), el árbitro detendrá el juego y ordenará una melé en la que lanzará el balón el equipo defensor. De esta manera, el pase forward se castiga con la pérdida de posesión para ese equipo.

Lo mismo ocurre si a un jugador le cae el balón al suelo o le rebota en la mano o brazo. En este caso se le llama knock-on, y se penaliza también con una melé y pérdida de posesión.

5. Patadas

Si un jugador prefiere no pasar el balón a un compañero ni correr con ella, puede optar por patear el balón hacia adelante. En este caso, el balón no podrá ser lanzado hasta que los jugadores que se encuentren por delante del pateador se coloquen por detrás del mismo o sean puestos en juego por su compañero. Después de una pateada, el equipo debe luchar por retomar la posesión del balón.Las estrategias de patadas son:

  • Patear a un espacio, de modo que los compañeros tengan tiempo de correr hacia el balón antes que un oponente llegue hasta ella
  • Patear a lo ancho, en un ángulo oblicuo, de modo que el ala o centro exterior pueda atrapar el balón
  • Patear el balón fuera del campo que resultará en un saque de línea por parte de la oposición. Esta jugada, aunque entrega la posesión del balón al equipo contrario, permite al equipo del pateador jugar desde una posición más ventajosa en el campo.

chute

6. Juego de contacto

Aparte de ser un juego de evasión, en el que los jugadores buscan crear y usar los espacios que deje el equipo contrario, el rugby también es un deporte de contacto. De hecho, las situaciones de contacto pueden ser el gran mecanismo mediante los cuales los jugadores creen el espacio que necesitan para poder atacar.Las tres situaciones de contacto más comunes que ocurren en el juego abierto son:

  • El placaje: sólo el portador del balón puede ser placado por un jugador oponente. Esto ocurre cuando el portador del balón es agarrado por uno o más oponentes y es llevado al suelo (tiene una o ambas rodillas en el suelo, está sentado en el suelo o ha caído por encima de otro jugador que está en el suelo). Para mantener la continuidad del juego en este caso, el portador del balón debe liberar el balón inmediatamente después del placaje. El placador deberá soltar también al portador del balón y ambos jugadores deben alejarse del balón. El objetivo es permitir que otros jugadores se acerquen y disputen el balón empezando de esta manera otra fase del juego.
  • El ruck: se forma si el balón está en el suelo y uno o más jugadores de cada equipo se agrupan (de pie) alrededor de ella. En este caso, los jugadores no deben jugar el balón con las manos, sino que deberán alejarla con los pies o empujar al resto de jugadores de manera que el balón quede fuera de la agrupación. En este momento es cuando puede ser jugado con las manos.
  • El maul: se forma cuando el portador del balón es agarrado por uno o más oponentes y al mismo tiempo epujan uno o más compañeros del portador. Por tanto, el maul necesita de, al menos, tres jugadores y el balón no debe estar en el suelo. El equipo en posesión podrá tratar de ganar terreno empujando a sus oponentes para que retrocedan hacia su propia línea de ensayo. El balón luego puede ser pasado hacia atrás entre los jugadores que forman parte del maul o a un jugador de fuera.

Si ya te has familiarizado con estos conceptos, te recomendamos que pases al siguiente post Rugby II. Posiciones de juego.

Y si juegas a rugby con diabetes, quizás te interese más saber como llevar un Control glucémico en un partido de rugby o cómo preparar Tu kit diabetológico para evitar las hipoglucemias jugando a ruby.

 

*Información obtenida de la página web de World Rugby, www.worldrugby.org

Control glucémico en un partido de rugby para evitar hipoglucemia

El pasado fin de semana tuvimos el primer partido de rugby de esta temporada, y con el panorama de lluvias que estamos teniendo, fue totalmente ¡Pasado por agua!

Como algunos ya sabéis, el rugby es uno de mis deportes favoritos. Podríamos decir que el #TOPthree sería, por este orden: Windsurf, rugby y Mountain Bike. Pero bueno, llevaba casi dos años sin entrenar ni jugar seriamente… casi desde que volvimos de Madrid, donde jugué durante varios años con los UEM Warrios. Ahora que ya estamos en casa y se acerca otro largo y aburrido invierno en la isla, decidí volver a unirme a los Corsaris, con los que inicié en este deporte.

La primera característica y diferencia de la última vez que jugué a rugby es que esta vez lo hacía sin el Freestyle Libre (en otro post os diremos como nos preparamos para que no se nos despegue el sensor). Y el partido no hacía más que suponer complicaciones y eso que todavía no habíamos empezado…

Primer hándicap: el partido empezaba a las 17 y la convocatoria era a las 15. Por lo tanto tuve que adelantar la hora de la comida para no tener sensación de pesadez. Tened en cuenta que el rugby es un partido muy aeróbico y de mucho contacto.

Así que decido comer a las 13.30 y nos preparamos pasta con atún. La glucosa marca 200mg/dl así que bebo un poco de Aquarius y… ¡Hacia el campo!

La medición antes del partido marca 180 mg/dl. Me preocupa ya que, debido a los nervios, me suele subir bastante la glucosa y después me baja de golpe en medio del partido. Por eso, aún haber salido a calentar solo, decido beberme dos sorbos de Aquarius antes de salir a jugar.
¡Empieza el partido!


Como me esperaba, en la media parte tengo la glucosa bastante alta. Pero no hay problema siempre y cuando no empiece a crear cuerpos cetónicos.

Seguimos jugando bajo la lluvia y el juego en esta nueva posición (de 10 ahora) es mucho más parada de lo que preveíamos (llevaba desde siempre jugando como medio-melé) así que eso hará que la glucosa aumente más rápido de lo esperado … En este post os explicamos las características de las diferentes posiciones de juego.

Ya con el pitido final toca hacer feedback y revisar la glucosa. 160mg/dl. No es tan elevada… y además toca tercer tiempo. De todos modos, me llevaré el Aquarius cerca por si toca hacer correcciones.

Ah, se me olvidaba… No hemos ganado el partido pero, haberlo superado sin contratiempos con la glucemia hace que me vaya a casa con buen sabor de boca:

Lémur Diabético 1 – Glucemia 0

Y como repetimos siempre… ¡Ánimo, suerte y siempre positivo!

Si quieres saber más acerca de las reglas de este deporte, no te pierdas nuestros posts:

Lemur Diabético estuvo presente en la XII Regata de Creuers de Can Picafort

El pasado sábado 12 de Agosto tuvo lugar la XII Regata de Creuers de Can Picafort con motivo de las fiestas locales de la Mare de Deu d’Agost. Cómo no podía ser de otra manera, Lemur Diabético estuvo presente dándole voz a la Diabetes y demostrando que ¡En la práctica de deporte, no existen barreras!

El equipo lemur estuvo representado por nuestros ya fieles Diego Riera, Xisco Lozano y Caterina Amengual. Además, dimos la bienvenida a nuestro amigo Jose Manuel Montero (Tenor para los amigos) que se ha sumado ya al #equipolemur 🙂

Aquí tenéis algunas fotos de lo bien que se lo pasaron y de cómo la bandera de LemurDiabético ondeó por todo la bahía de Alcudia.      

La verdad es que fue un día de estos SÚPER: Súper completo, súper divertido, … del que terminamos súper cansados y ¡Navegando en la súper boda de Yasmín&Martí! ¿Qué más podemos pedir?

img_0136

¡Ayúdamos a demostrar que con Diabetes también se puede! Envíanos tus fotos practicando deporte o participando en algún evento deportivo con la camiseta de lemur diabético o etiquétanos con el hastag #EquipoLemur y las compartiremos en nuestro Blog.

Ya sabéis, ¡Ánimo, suerte y siempre positivo!