Salida en MTB superando hipoglucemia

El fin de semana pasado decidimos salir a pedalear un poco por la montaña, concretamente por el camino viejo de Caimari a Lluch pasando por el Prat dels Pilons (para los que hagáis MTB por Mallorca :p). Ya habíamos realizado antes esta excursión, así que conocíamos el trazado y perfil de la ruta. Lo más destacable de esta ruta son dos rampas con inclinación muy elevada y un tramos final algo duro.

Como siempre empezamos el día con una medición matinal. Hoy toca mediciones capilares ya que estos días estoy a la espera de que me llegue el nuevo sensor FreeStyleLibre dado que el anterior se me despegó antes de hora en el último partido de rugby. Así que tengo que tener en cuenta que me haré menos mediciones que de costumbre.

La medición nos marca 141 mg/dl, desayunamos fruta (dos piezas de manzana), un vaso de zumo sin azucares añadidos y café americano. Me inyecto 3 dosis de insulina y nos ponemos en marcha.

Llegamos a las faldas de la montaña en coche. Pero, toca un última medición antes de ponernos a pedalear para comprobar que esté todo en orden. Marca 171 mg/dl. Con este nivel de glucosa no necesito tomar nada más. Así que, ¡En marcha!

A los 20 minutos nos encontramos con las primeras rampas. El cansancio empieza a notarse … pero no ponemos el pie en el suelo. A pesar del cansancio y el esfuerzo realizado decido esperar un poco más antes de realizar la siguiente medición, ya que en este momento no serviría de nada porque el esfuerzo realizado todavía no se plasmaría en el nivel de glucosa en sangre. Decido seguir 10 minutos más, aprovechando el llaneo por un valle rocoso. Es al final de este valle donde me realizo la siguiente medición. Marca 87 mg/dl. Nos indica que la glucosa está en descenso ya que nuestro cuerpo necesita tirar de los azúcares en sangre para reponer la energía utilizada durante las cuestas (llevamos 50 minutos de excursión).

Como conozco la ruta y sé que antes de la subida final viene un pequeño descenso, decido comer una barrita de cereales y beber lo equivalente a un vaso y medio de Aquarius de naranja. Descanso unos minutos y sigo en marcha. Por ahora, y a pesar de que la glucosa había bajado, no he notado síntomas de hipoglucemia.

A los pocos minutos de bajar volvemos a encontrar otra subida bastante pronunciada y rocosa que nos llevará hasta el Coll des Prat. Serán unos 50 minutos de subida que no nos darán tregua alguna. Al llegar arriba empiezan a aparecer síntomas  de hipoglucemia … Parece que hemos salvado bien la subida aunque llego bastante justo (67mg/dl), así que aquí consumo otra barrita y un vaso más de Aquarius antes de iniciar el descenso que nos llevará al coche.

Una vez abajo toca una nueva medición. Marca 80 mg/dl. Teniendo en cuenta que llevamos 30 minutos de descenso, sigue siendo bastante baja. Esto nos indica que nuestro cuerpo necesita energía tras el esfuerzo realizado en las subidas y que está consumiendo nuestra glucosa en sangre para reponerla. Tomamos medidas y bebemos Aquarius para aguantar hasta la hora de comer con una glucosa previa de 125 mg/dl.

¡Lo hemos conseguido! Hemos salvado lo que podría haber sido una hipoglucemia más grave y habernos arruinado la excursión entera.

Hay que recordar que en subidas prolongadas y esfuerzos máximos nuestro cuerpo tiende a seguir consumiendo energía incluso después de una hora del esfuerzo realizado. Por lo tanto, hay que saber elegir el momento correcto para realizar las mediciones para poder tomar las decisiones adecuadas.

Animo, suerte y siempre positivo!

Del sofing al jogging

Con los propósitos de año nuevo todavía presentes, seguramente uno de los más comunes con los que solemos encontrarnos es: ¡Este año adelgazo! Y cuando nos planteamos perder peso, el primer deporte que se nos pasa por la cabeza es ponernos a correr.

Antes de empezar esta actividad, que puede ser muy beneficiosa para nuestra salud, debemos tener en cuenta varios factores.

No es recomendable que, después de un largo periodo de inactividad, nuestra primera opción a la hora de retomar el deporte sea correr. Esto podría tener efectos negativos tanto a nivel físico como psicológico.

Antes de iniciar un plan de entrenamiento deberíamos plantearnos una serie de preguntas básicas con el fin de poder elegir el tipo de entrenamiento más adecuado en función del objetivo que nos hayamos fijado:

  • ¿Cuál es mi objetivo? Perder peso, correr 10km, correr una maratón …
  • ¿Cuánto tiempo llevo inactivo?
  • ¿He tenido alguna lesión grave previa? ¿Correr podría agravarla?
  • ¿Llevo el calzado adecuado para poder iniciarme en la carrera?
  • ¿De cuánto tiempo dispongo para practicar deporte?

Una vez hemos respondido a estas preguntas y hemos decidido decantarnos por el running, debemos valorar las posibles consecuencias que podría tener iniciarnos en este deporte de manera tan espontánea. Ya que para una persona que lleva más de un año de inactividad o que nunca antes ha practicado deporte con regularidad, empezar a correr sin haberse preparado previamente podría ocasionarle lesiones o molestias:

  • Lesiones en rodillas y/o tobillos debido al impacto de la carrera
  • Dolores de hombros o lumbares causado por una mala postura en la carrera
  • Abandono del deporte debido a la gran fatiga causada por la actividad.
  • Desmotivación.
  • Fascitis plantar causada por una mala elección del calzado.

Estas u otras lesiones pueden ser causadas por una mala planificación del entrenamiento. No vamos a entrar a valorar los planes al detalle, ya que cada persona parte desde una condición física básica diferente y persigue unos objetivos concretos. Algunas de las alternativas que os proponemos, sobre todo para aquellas personas que llevan una vida sedentaria son:

  • El ejercicio siempre debe ser progresivo (de menos a más).
  • Antes de correr, camina. Cuando puedas caminar 60 minutos a un ritmo elevado, podrás plantearte iniciar la carrera.
  • Cambiar algunos hábitos de la vida cuotidiana puede ser de gran ayuda (subir por las escaleras, ir caminando al trabajo, alargar los paseos de tu mascota, etc).

IMG-20160128-WA0001

Antes de terminar nos gustaría remarcar que:

El inicio de un buen plan de entrenamiento debe ir acompañado de una buena dieta. Come sano y equilibrado. Caminar a un ritmo elevado es un potente quemagrasas y puede ayudar a tu sistema cardiovascular. Antes de empezar a entrenar es recomendable que consultes a un experto que te aconseje qué tipo de ejercicios son más recomendables en función de tus condiciones físicas. Practica deporte deporte de manera regular y controlada.

¡Ánimo, suerte y siempre positivo!

El poder del sedentarismo en la diabetes

Todos sabemos que el sedentarismo no es bueno para la salud y, para una persona con diabetes, supone un problema añadido.

Por unas circunstancias u otras, todos nos encontramos con periodos (ya sean días o semanas) en los que nos vemos obligados a reducir nuestra actividad física. Salimos menos de casa, vamos menos al gimnasio o simplemente nos apetece más descansar que realizar cualquier tipo de deporte.

Y… esta semana, para mí, ha sido una de esas. Sin poder ir al gimnasio ni realizar mis carreras habituales, me he pasado más tiempo sentado delante de un ordenador que realizando ejercicio.

A los pocos días me di cuenta de que, aunque solo se tratara de un ligero paseo mañanero, eso me ayudaba a necesitar menos insulina. Sin embargo, los días en los que ni siquiera podía salir, debía aumentar la dosis 2 unidades más de lo normal.

Cuando nos suministramos insulina hacemos que nuestro nivel de azúcar en sangre disminuya. Pero, si activamos el cuerpo realizando actividad física, conseguimos que éste descienda aún más rápido. Además de eso, si el ejercicio se realiza por la tarde-noche, éste ayuda a regular la glucemia nocturna; ya que su efecto puede durar hasta un día entero (dependiendo de la intensidad del mismo).

La falta de ejercicio esta semana ha provocado que con la misma insulina basal que el resto de días, incluso con un poco más de insulina rápida, mis glucemias nocturnas siguieran siendo altas (180 mg/dl). Por ello intenté salir a caminar todas las noches unos 45 minutos, lo que me ayudó bastante a regular la glucemia nocturna y a conseguir reducir las unidades de insulina rápida. Además de eso, opté también por reducir la cantidad de hidratos de carbono tanto en el desayuno como en la comida, para no necesitar tantas unidades de novorapid para afrontar el día.

Debemos recordar que para una persona con diabetes los cambios de hábitos son muy importantes. Debemos ser capaces de adaptarnos a nuestro día a día para conseguir mantener un nivel de glucosa en sangre estable. Y para las personas que realizamos deporte esto se hace aún más importante si queremos evitar las hipoglucemias durante el ejercicio.  Si unas semanas realizamos mucha actividad física, deberemos disminuir las dosis de insulina o aumentar la cantidad de hidratos de carbono consumidos. Si por el contrario esta se ve reducida, como ha ocurrido esta semana, deberemos compensar con más dosis de insulina o intentar reducir la cantidad de hidratos de carbono ingeridos.

Animo, suerte y siempre positivo!

Sesión entrenamiento – Carrera 10K

En el post anterior comentábamos qué aspectos debemos tener en cuenta a la hora preparar nuestro plan de entreno para una carrera. Pues bien, ya estamos entrenando para la gran carrera “Muévete por la Diabetes”.

El primer día de entrenamiento lo dedicamos a hacerle un test inicial de resistencia a Caterina. El objetivo del mismo era comprobar en qué condición física se encontraba para poder diseñar un Plan de Entrenamiento que se ajustara a sus características.

Test inicial: 6,8 km – 51min – 7:30min/km

Objetivo: 10km – 80min – 8min/km

A partir de aquí y con un plan de entrenamiento personalizado para las próximas 8 semanas, ya solo nos falta… ¡Ponernos manos a la obra!

Nuestro plan de entrenamiento para estas primeras semanas se basará en ir aumentando progresivamente el volumen de carrear en vez de la intensidad. Es decir, trataremos de hacer más kilómetros antes de intentar mejorar el tiempo.

De momento no incidiremos en la intensidad del ejercicio sino en el volumen del mismo, ya que en esta parte de la planificación nos centraremos en ir acostumbrando al cuerpo a una duración de ejercicio similar al que realizaremos el día de la carrera. De este modo conseguiremos una buena base y ya, más adelante podremos centrarnos en la intensidad, que es lo que nos hará mejorar el ritmo de carrera.

mesociclo1_acumulacion

**La distribución de días de entrenamiento se han fijado en función de la disponibilidad de Caterina, en este caso, para poderlos llevar a cabo.

EJERCICIO – SÁBADO 24

Hemos empezado con el calentamiento (caminando a un ritmo de 11 minutos el kilómetro durante 12 minutos).

Durante el entrenamiento de hoy hemos caminado durante 3min a un ritmo medio-alto (10 minutos km) seguido de 1min de carrera a un ritmo que consideramos alto en este caso (6 minutos el km). Este ejercicio lo hemos repetido 12 veces hasta alcanzar los 48min.

Para terminar hemos caminado durante 10 minutos a un ritmo lento para bajar la temperatura corporal.

Con este ejercicio pretendemos trabajar en franjas de alta intensidad, con el fin de simular la fatiga que podríamos tener durante los dos últimos kilómetros de carrera a ritmo normal (que de momento, son nuestros mayor problema).

Durante la sesión realizada, contando el calentamiento y la vuelta a la calma, hemos conseguido realizar 48 minutos de ejercicio (80 minutos en total) y un total de 8 kilómetros.

sesion_sabado

Tenéis el detalle del control glucémico y valores obtenidos, en el siguiente post.

Pensad que cada cuerpo y cada persona es diferente, por lo tanto deberemos adaptar el entrenamiento en función de nuestra capacidad física en ese momento. Si os animáis a realizar un entrenamiento similar, no dudéis en plantearnos vuestras dudas o cuestiones.

Nosotros, seguiremos compartiendo con vosotros los entrenamientos que sigamos realizando de cara a poder alcanzar nuestro objetivo “Terminar la Carrera por la Diabetes de 10km”.

Si quieres saber qué tal nos fue la carrera “Muévete por la Diabetes”, no te pierdas este post.

¡Ánimo, suerte y siempre positivo!

Salida con el grupo de ciclismo de la universidad

Salida con el grupo de ciclismo de la universidad. 4okm llamos de ruta con dos subidas de intensidad media.

Hoy toca clase de ciclismo y ya sabemos que significa eso … ¡Salida en bicicleta de carretera!

Lo primero que hago al saber que nos toca clase práctica es preguntarle al profesor como será, a groso modo, la ruta que realizaremos para poder prever la intensidad de la actividad física a realizar. Me explica que realizaremos una ruta más o menos llana, de unos 40 kilómetros con dos repechos finales (con lo cual… necesitaré reservas de azúcar para el final).

La hora prevista de salida es a las 14:30, por consiguiente, deberé valorar la hora de comida y las dosis de insulina que mejor me convengan.

Calculo comer una hora antes de la salida. Me mido la glucemia y me marca un valor de 85 mg/dl. Hoy toca filete de lomo con cuscús. Teniendo en cuenta la cantidad de hidratos de carbono que lleva, calculo que necesitaré unas 5 unidades de insulina NovoRapid. A partir de ahora y hasta la salida, deberé realizarme mediciones constantes para conocer la tendencia de la glucosa.

NIVEL DE GLUCOSA PREVIO A LA SALIDA

A las 14:30 tengo un nivel de glucemia de 145 mg/dl. Me he preparado una barrita Muesly (8,5 gr de azúcares) y medio litro de Aquarius.

Pero antes de empezar la ruta, ya surgen los imprevistos. Un compañero sufre una indisposición, con lo que debemos posponemos la ruta 40 minutos ¡Todos mis cálculos por la borda!. Aprovecho para medirme regularmente y me doy cuenta que la tendencia de la glucosa es descendente.

Nos ponemos en marcha y mi glucosa está a 99 mg/dl. Está bastante baja para empezar la actividad, con lo cual debo intentar recuperar mi valor inicial. Ingiero media barrita, el Aquarius y relleno la botella con agua y 25 gr azúcar refinado (por lo que pueda pasar…)

DURANTE EL ENTRENAMIENTO

A los 40 minutos me doy cuenta de que me ha subido el nivel de glucosa en sangre, está a 109 mg/dl, valores que considero bajos teniendo en cuenta que por ahora el ejercicio ha sido aeróbico ligero (sin superar las 148 ppm) y aún nos quedan los dos repechos finales… Por ello, tomo unos sorbos de agua con azúcar.

Proseguimos con la ruta y, al llegar a la mitad, el grupo decide que es un buen momento para realizar relevos (¡Seguimos con los imprevistos!). Eso significa que la intensidad aumentará considerablemente. Los relevos duran aproximadamente 10 minutos, en los cuales mis pulsaciones suelen llegar a aumentar hasta 175 ppm. Al acabar decido hacer una lectura y, como esperaba, me marca 75 mg/dl. Muy bajo, decido comerme la otra mitad de la barrita y me tomo el resto del agua azucarada.

Disminuyo la intensidad y valoro si es necesario pararme (ya que me voy quedado sin reservas azucaradas). El profesor comenta que nos tocan 7 km de bajada en los cuales podré descansar ¡Una noticia que no viene nada mal! Al llegar a bajo, mi nivel de glucemia está a 110 mg/dl. Aun me queda un sobre de azúcar refinado como reserva y… ¡Los dos repechos, que no me olvido de ellos!

Seguimos subiendo los dos repechos de 1km, por encima de mi umbral anaeróbico (estoy subiendo a 189 ppm). Al llegar al final una nueva medición y veo que se mantiene estable 100 mg/dl.

A partir de aquí es todo cuesta abajo, lo cual sirve para retomar fuerzas.

Ciclismo

FINAL DEL ENTRENAMIENTO

Al llegar al punto final de la ruta realizo una nueva medición, los valores me marcan 88 mg/dl pero la tendencia indica que es estable.

Voy haciéndome mediciones regularmente y la tendencia de mi glucemia empieza a bajar, así que ingiero un vaso de Aquarius para poder estabilizarla.

VALORACIÓN

En mitad de la ruta he sufrido una pequeña hipoglucemia que por suerte y gracias a la preparación previa no ha ido a mayores. Esto nos demuestra la importancia que debemos darle a planificar la ruta antes de empezar la actividad física y de anticiparnos a los posibles contratiempos que puedan surgir (ya sea llevando encima bebidas ligeramente azucaradas, piezas de fruta o sobres de azúcar).

Resumen 0611

¡Ánimo, suerte y siempre positivo! Nos vemos en el siguiente post.