Irritación provocada por el sensor Freestyle Libre

Hoy nos gustaría compartir con vosotros nuestra primera experiencia negativa con el sensor FreeStyleLibre.

A los 10 días de aplicarme el último sensor empecé a notar unos picores en la zona posterior del brazo (tríceps), justo alrededor del sensor. No le di mucha importancia, ya que se trataban de unos picores suaves e intermitentes y muy suaves.  Como todavía le faltaban 5 días de vigencia decidí esperar.

El problema es que el picor fue aumentando hasta convertirse en un dolor general en la zona del sensor. Al mirarme el brazo aprecié una leve hinchazón alrededor del mismo así como un color rojizo de la piel.

Lo primero que hice fue asegurarme de que los valores del sensor siguieran siendo fiables, así que me realicé continuas mediciones durante las horas posteriores. Una vez comprobado que la fiabilidad del sensor no se había visto dañada decidí aguantar con él puesto el día que me quedaba (antes de que se agotara).

Esa misma noche el dolor se extendió a todo el tríceps. En ese momento no lo dudé y me quité el sensor de inmediato. Descubrí entonces que me había producido una irritación aguda, que me provocaba mucho picor, dolor e incluso supuraba pus (lo cual indica la presencia de infección).

20160103_115931

Tras consultarlo con un doctor, me dijo que esta irritación podía deberse a la aparición de un hongo por la entrada de sudor en la perforación de la aguja del sensor.

Quizás te interese también el post “Verano y FreeStyle Libre” en el que contamos los problemas  que nos da el sensor con el sudor y el agua salada.

TRATAMIENTO:

Inmediatamente empecé con un tratamiento de pomada antibiótica para la zona afectada (os recomiendo la pomada Dermisone Tri-antibiótica que ayuda a la cicatrización).

Tras aplicarme esta pomada durante 4 días se me solucionó el problema.

IMG-20160118-WA0016

Me gustaría recalcar que llevo utilizando este sistema casi un año y ha sido la única vez que he sufrido un problema de esta índole (llevando incluso muchas veces el sensor al límite en la práctica de deporte).

¡Ánimo, suerte y siempre positivo!

Medicina hiperbárica para el tratamiento del pie del diabético

La Diabetes mellitus ocupa el primer lugar entre las enfermedades crónicas degenerativas. El pie diabético, es una de los síndromes más frecuentes que pueden sufrir las personas que padecen esta enfermedad. Y por ello, hemos decidido centrar el post de hoy en hablar del pie diabético y de los beneficios que la medicina hiperbárica ofrece para el tratamiento de esta patología. 

¿Qué es el pie diabético?

El síndrome del pie diabético es el nombre que le han asignado a las complicaciones que las personas con diabetes pueden sufrir en los pies a lo largo del tiempo. Esto puede conllevar una serie de alteraciones sensitivas, óseas (alteraciones o deformaciones del pie) y/o circulatorias (obstrucciones en los vasos sanguíneos que pueden provocar disminución del flujo sanguíneo a través de los mismos).

Nos referimos con estas alteraciones a úlceras y heridas que, dada la lenta cicatrización que sufren las personas con diabetes, pueden dar paso a infecciones y complicaciones cada vez más severas si no se detectan y tratan a tiempo.

Pies

¿Cómo puedo evitar o prevenir padecer pie diabético?

Las personas que padecemos diabetes, debemos mantener un estricto cuidado de nuestros pies. Y, sobre todo si practicamos deporte de manera frecuente ya que, una simple ulcera provocada por un zapato inadecuado o por contaminación del suelo de las duchas, para una persona con diabetes puede suponer un riesgo todavía mayor.

A continuación enumeramos una serie de recomendaciones que deberemos tratar de aplicar en nuestra vida cotidiana:

  • Revisarnos los pies frecuentemente (vigilar las rozaduras, cortes, hinchazones, callos, durezas, “juanetes” u otras alteraciones, etc.)
  • Lavarnos los pies a diario y secarlos bien incluso con un secador de cabello y vigilar especialemente entre los dedos.
  • Aplicar crema hidratante diariamente (sobre todo en los talones pero evitando aplicarla entre los dedos de los pies).
  • Llevar las uñas correctamente cortadas (Evitar cortarlas demasiado).
  • Si acudimos a un podólogo deberemos indicarle que tenemos diabetes.
  • Evitar un exceso de humedad en los pies.
  • Usar calzado cómodo.
  • Evitar ir descalzo.

Es recomendable que acudas a tu médico en caso de detectar cualquier alteración en nuestros pies o en caso de que alguna herida o ulcera tarde más de lo normal en cicatrizar. En estos casos es mejor que nos digan que no es nada y que volvamos a casa, a que ya sea demasiado tarde para su tratamiento.

“La posibilidad de que una persona con diabetes desarrolle una herida o úlcera de pie diabético es de entre el 15% y el 25%.”

“Las estadísticas indican que el 85% del total de amputaciones que se realizan están directamente relacionadas con las heridas de pie diabético que no han sido diagnosticadas y tratadas a tiempo de forma adecuada .”

“Es posible una curación completa en aproximadamente el 90% de todas las úlceras mediante una atención adecuada, basada en un enfoque multidisciplinar.”

Fundación por la diabetes

¿Cómo se puede curar el pie diabético una vez detectado?

La medicina ha evolucionado considerablemente en los últimos años en cuanto al tratamiento de esta patología. Muchos hospitales disponen de unidades médicas multidisciplinares volcadas en su tratamiento y prevención (Unidades de Pie diabético). Estas unidades suelen estar formadas por profesionales especializados en: cirugía vascular, endocrinología, cirugía plástica, traumatología e incluso, las unidades más punteras, incluyen la medicina hiperbárica (como es el caso de MEDISUB, que os presentamos hoy).

En función del caso que se trate, el especialista optará por aplicar un tratamiento u otro. Estos pueden ser: eliminación de tejidos no viables, descarga de presión de la zona afectada (mediante bota o zapato ortopédico, férula para caminar, yeso, etc.), tratamiento antibiótico general o local o acelerar la cicatrización mediante el tratamiento de oxigenoterapia hiperbárica. Nos centraremos en este último.

¿En qué consiste la oxigenación hiperbárica?

Este tipo de tratamientos se llevan a cabo en el interior de una cámara hiperbárica, en la cual, el paciente respira oxígeno mediante una mascarilla y con una presión más elevada que en el exterior. Este aumento de presión permite que el oxígeno que se transporta a través de nuestro sistema circulatorio aumente en concentración y en la calidad llegando incluso a tejidos que apenas tienen circulación.

Estas cámaras presentan un aspecto similar al de los submarinos acuáticos y una vez dentro, el tratamiento simula las condiciones ambientales de una inmersión subacuática, con los beneficios que esto conlleva.

Gracias a la oxigenación hiperbárica se consigue una regeneración celular, que permite una mejor recuperación de los órganos y tejidos debilitados, aumenta las defensas inmunológicas e incluso puede utilizarse para mejorar la capacidad y la recuperación muscular o esquelética en deportistas de alto rendimiento y de sus lesiones se recuperen en la mitad de tiempo pudiendo volver a la actividad deportiva mucho antes.

¿Qué beneficios ofrece la oxigenación muscular para el tratamiento del pie diabético?

Las personas con diabetes, con el paso del tiempo, van acumulando un exceso de azúcar en las arterias y venas. Y esto provoca que, cada vez sean mas rigidas y la luz interior sea menor y por tanto disminuya el flujo sanguíneo a través de estos vasos sanguíneos.

Mediante este tratamiento se consigue que, a pesar de que circule poca sangre a través de arterias y venas, la sangre que circula sea muy rica en oxígeno (normalmente se dice que hay un 100 % y en el caso de estar respirando Oxigeno bajo presión se consiguen niveles de 2.500%). Esto permite que lleguen grandes cantidades de oxígeno a los tejidos más comprometidos de las extremidades ayudando a que las úlceras o posibles ulceras de pies diabéticos cicatricen de manera más rápida. De este modo se pueden llegar a evitar lesiones y amputaciones.

El funcionamiento del tratamiento consiste en que, los pacientes una vez dentro de la cámara, se aumenta gradualmente la presión hasta alcanzar la equivalente a 12 o 15 metros de profundidad bajo el agua. Este proceso puede tardar alrededor de unos 10-12 minutos. Una vez alcanzado el punto de cota del tratamiento, el paciente permanece unos 60 minutos respirando oxígeno mediante una mascarilla o casco. Una vez finalizado, se procede a la despresurización.

Los efectos que produce en nuestro cuerpo esta cantidad de oxígeno son varios:

  • Uno es el efecto desinfectante, similar al del agua oxigenada, es decir, cuando circula a través de todo nuestro organismo en especial de la úlcera o herida de pie diabético, va desinfectando y limpiando las heridas.
  • Otro efecto es que al llegar mayor cantidad de Oxígeno a las células y tejidos comprometidos estos mejoran su metabolismo y se normaliza mejorando su funcionalidad

Gracias a esto, conseguimos que estas cicatricen más rápidamente.

Aquí os dejo un enlace en el cual podéis encontrar un video en el que, el Dr. Batle (fundador de Medisub), nos cuenta más detalles sobre el funcionamiento de este tratamiento y los beneficios que ofrece a las personas con diabetes.

¡Ánimo, suerte y siempre positivo!

El poder del sedentarismo en la diabetes

Todos sabemos que el sedentarismo no es bueno para la salud y, para una persona con diabetes, supone un problema añadido.

Por unas circunstancias u otras, todos nos encontramos con periodos (ya sean días o semanas) en los que nos vemos obligados a reducir nuestra actividad física. Salimos menos de casa, vamos menos al gimnasio o simplemente nos apetece más descansar que realizar cualquier tipo de deporte.

Y… esta semana, para mí, ha sido una de esas. Sin poder ir al gimnasio ni realizar mis carreras habituales, me he pasado más tiempo sentado delante de un ordenador que realizando ejercicio.

A los pocos días me di cuenta de que, aunque solo se tratara de un ligero paseo mañanero, eso me ayudaba a necesitar menos insulina. Sin embargo, los días en los que ni siquiera podía salir, debía aumentar la dosis 2 unidades más de lo normal.

Cuando nos suministramos insulina hacemos que nuestro nivel de azúcar en sangre disminuya. Pero, si activamos el cuerpo realizando actividad física, conseguimos que éste descienda aún más rápido. Además de eso, si el ejercicio se realiza por la tarde-noche, éste ayuda a regular la glucemia nocturna; ya que su efecto puede durar hasta un día entero (dependiendo de la intensidad del mismo).

La falta de ejercicio esta semana ha provocado que con la misma insulina basal que el resto de días, incluso con un poco más de insulina rápida, mis glucemias nocturnas siguieran siendo altas (180 mg/dl). Por ello intenté salir a caminar todas las noches unos 45 minutos, lo que me ayudó bastante a regular la glucemia nocturna y a conseguir reducir las unidades de insulina rápida. Además de eso, opté también por reducir la cantidad de hidratos de carbono tanto en el desayuno como en la comida, para no necesitar tantas unidades de novorapid para afrontar el día.

Debemos recordar que para una persona con diabetes los cambios de hábitos son muy importantes. Debemos ser capaces de adaptarnos a nuestro día a día para conseguir mantener un nivel de glucosa en sangre estable. Y para las personas que realizamos deporte esto se hace aún más importante si queremos evitar las hipoglucemias durante el ejercicio.  Si unas semanas realizamos mucha actividad física, deberemos disminuir las dosis de insulina o aumentar la cantidad de hidratos de carbono consumidos. Si por el contrario esta se ve reducida, como ha ocurrido esta semana, deberemos compensar con más dosis de insulina o intentar reducir la cantidad de hidratos de carbono ingeridos.

Animo, suerte y siempre positivo!

Datos de glucosa obtenidos durante un día (FreeStyle Libre)

Hoy quería compartir con vosotros la gráfica de glucosa que te permite obtener el sistema de medición Free Style Libre. Esta gráfica pertenece al día de ayer (lunes 28 de Septiembre), en el que realizamos un pequeño entrenamiento de una hora de carrera continua a intensidad media.

Como podéis apreciar en la gráfica, empiezo el día con la glucosa un poco baja, por eso espero a que repunte un poco antes de inyectarme insulina. Durante la mañana, paso la mayoría de tiempo sentado (ya que trabajo con el ordenador), por lo tanto el control de la glucemia es mucho más sencillo.

Después de comer empiezo a llevar una actividad menos sedentaria por lo tanto, al no estar parado, el control ha de ser más estricto puesto que es más complicado prever las glucemias.

Hoy toca entrenar un poco… Como teníamos planeado, saldremos a correr durante una hora aproximadamente a intensidad media. Para ello, una hora antes empiezo con los controles constantes y observo que la tendencia apunta a un ligero descenso de los niveles de azúcar. Decido retrasar la carrera hasta obtener un nivel de glucosa en sangre que alcance los 135 mg/dl (con tendencia ascendente para evitar posibles riesgos). No me suministro insulina antes de la carrera para evitar la hipoglucemia.

Después de una hora de carrera mi glucemia es de 88mg/dl. Bebo unos 33ml de Aquarius antes de finalizar el entrenamiento.

tabla glucemias diarias

Con una glucemia de 142mg/dl y teniendo en cuenta que para cenar tomaremos una gran cantidad de hidratos de carbono, decido suministrarme 5 dosis de insulina NovoRapid y 40 de Lantus.

Como veréis los niveles de glucemia se han mantenido bastante estables durante el día. A la hora de practicar deporte, no solo nos debemos fijarnos en los valores de glucosa en sangre, sino que conocer la tendencia de estos nos permitirá prevenir posibles hipoglucemias.

Para comprobar la fiabilidad del sensor FreeStyleLibre, hemos realizado una comparación entre el valor obtenido con este y el glucómetro convencional.  Os dejo una foto de los niveles de glucemia obtenidos por ambos medidores en el mismo momento:

1443531529923

¡Ánimo, suerte y siempre positivo!

Verano y FreeStyleLibre

Experiencia en el uso del sistema de monitorización FreeStyle Libre durante el verano. Problemas al sumergirlo en agua salada.

A pesar de no haber escrito durante estos meses, no hemos parado. Y, para aprovechar bien el verano, hemos practicando Paddle Surf, vela, ciclismo, windsurf, wakeboardy kitesurf. Con todo ello, hemos aprovechado para comprobar la fiabilidad del sensor de glucosa en agua salada y como no, con sudor.

Primero de todo recalcar que, al aplicarme el sensor sigo todas las recomendaciones de Freestyle Libre: limpio bien la zona de aplicación con la toallita que incluye el kit, dejo secar la zona y posteriormente aplico el sensor.

En cuanto al uso del sensor en agua salada, debemos tener en cuenta que no puede sumergirse más de un metro de profundidad (que, en deportes como snorkel, puede ser poco margen). Dentro del mar mi experiencia no ha sido muy buena puesto que se me han despegado dos sensores. Y uno de ellos con un simple baño, sin nadar enérgicamente.

IMG-20150914-WA0009

Debido al aumento de temperatura en verano, no solo sudamos practicando deporte, sino que lo hacemos de manera más habitual. Esto implica que el adhesivo del sensor deje de funcionar  correctamente. Pues bien, con este aspecto tampoco estoy muy satisfecho. La mayoría de sensores que me he aplicado durante estos meses se me han movido, causándome un pequeño dolor (sobre todo interno). Pese a ello, debo recalcar que han seguido funcionando en todo momento, incluso teniendo un lateral parcialmente despegado.

En conclusión. Si tu idea durante el verano es pasar tiempo en la playa y en el agua, debes procurar protegerte bien el sensor. Yo he usado unos apósitos resistentes al agua (de la marca HANSAPLAST) pero en algunas ocasiones  no ha sido suficiente y he tenido que reforzarlos incluso con esparadrapo.

¡Ánimo, suerte y siempre positivo!

Colocación del Sensor FreeStyle Libre

Comparto con todos vosotros un vídeo-tutorial de cómo se debe colocar el sensor FreeStyle Libre para que sirva de ayuda a aquellos primerizos en este sistema.

¿DÓNDE SE COLOCA?

Como ya os adelantaba en el anterior post, FreeStyle recomienda colocar el sensor en la zona posterior del brazo por ser una zona libre de pliegues. Personalmente, creo que es una zona muy cómoda, sin embargo al principio, os recomiendo utilizar un apósito para asegurarnos de que el sensor no se desprenda de la piel.

COLOCACIÓN

– Primero, extraemos el sensor y lo encajamos en el aplicador (tal como se explica en el vídeo)

– Limpiamos la zona donde aplicaremos el sensor con la toallita de alcohol

– Colocamos el aplicador en la zona elegida y presionamos firmemente (Seguid los consejos que os damos en el vídeo)

– Extraemos el aplicador lentamente y comprobamos que el sensor se ha colocado correctamente.

El sensor tarda 60 minutos en darnos la primera medición. Nosotros recomendamos utilizar el glucómetro tradicional durante los dos primeros días hasta poder obtener una medición fiable.

Encontrarás más detalle sobre el sistema de monitorización FreeStyle Libre y algunos consejos en este post.

¡Ánimo, suerte y siempre positivo!

El sistema de monitorización Freestyle libre

Un sistema de medición de glucosa sin necesidad de pinchazos. Consiste en un sensor, que va pegado a la piel, y un lector que nos indica de forma gráfica el resultado de las mediciones del líquido intersticial.

Se trata de un sistema de medición de glucosa sin necesidad de pinchazos. Consiste en un sensor, que va pegado a la piel, y un lector (parecido a un teléfono móvil) que nos indica de forma gráfica el resultado de las mediciones.

FreeStyle

Este sistema realiza las mediciones del líquido intersticial y no de la sangre. Explicamos cada uno de los componentes de manera detallada:

SENSOR

Tiene el tamaño de una moneda de 2 Euros y lleva una fina aguja de unos 5mm que quedará insertada en la piel durante los 14 días de vida que tiene el sensor. Este queda sujeto al cuerpo gracias a una capa de adhesivo, pero en caso de sudoración abundante o gran actividad deportiva, pueden usarse métodos alternativos para asegurarnos de que el sensor no se desprenda (los comentaremos más adelantes).

Se recomienda colocar el sensor en la parte trasera del brazo. Yo me lo he colocado en los lugares recomendados por Freestyle (tríceps) y el sensor funciona correctamente. En este post te explicamos con más detalle cómo colocarte el sensor.

LECTOR

Es parecido a un teléfono móvil, y se encarga de recoger los datos del sensor cada vez que lo acercamos para realizar una lectura. Este nos muestra el valor de glucosa en sangre y una flecha de tendencia (este dato nos ayudará mucho a la hora de regularnos el nivel de glucosa). Se carga mediante mini USB y es bastante resistente, el mío ha sufrido varias caídas y por ahora no se aprecia ninguna imperfección.

Os cuento, desde mi experiencia personal, como me ayuda esta información sobre todo a la hora de practicar deporte.

El problema con el que me encontraba al practicar deporte era que, antes de empezar las sesiones no sabía muy bien cómo responder ante los valores de glucosa en sangre. Por ejemplo, si antes de una sesión de deporte aeróbico de unos 60 minutos a 85% de mis pulsaciones máximas obtenía un valor de 160 mg/dl, no sabía si seguiría aumentando o si sufriría una hipoglucemia en medio de la sesión. Bien, pues ahora, gracias a la flecha de tendencia, tengo la información necesaria para no sufrir variaciones excesivas mientras practico deporte.

La verdad es que, desde que tengo el sensor todos los deporte que he practicado han sido sin contacto. En breve me gustaría probarlo en deportes de contacto para saber cómo aguanta el adhesivo (Ya que tenemos que tener en cuenta que uno de mis deportes favoritos es el Rugby).

RECOMENDACIONES

Después de 6 sensores, puedo decir que este sistema me ha ayudado bastante (sobre todo a la hora de practicar deporte) y me gustaría compartir con vosotros algunos pequeños trucos que he aprendido durante este tiempo:

  • Cúbrete el sensor con un apósito. Se despega más fácil de lo que parece (por ejemplo quitándote una camiseta apretada).

  • A mí me resulta muy cómodo colocarme el sensor en el tríceps, tal como recomienda Free Style Libre.

  • NUNCA dejes que el lector se quede sin batería, sino tendrás que cambiar el sensor.

  • Los primeros dos días utiliza el glucómetro tradicional, suele tardar dos días en calibrarse correctamente.

  • Procura no repetir la zona de colocación del sensor, ya que la piel sufre irritaciones con el pegamento.