Seguimos los consejos de nuestro endocrino para bajar de peso: más deporte, menos insulina y una nueva dieta

¡Año nuevo y… primera visita a nuestro endocrino!

Como ya sabéis los que nos seguís más habitualmente, esta temporada nos ha dado mucho por el ciclismo de montaña. Y claro, con mis casi 84kg (si, 84…) se me resisten algunas cuestas rocosas de estas tan maravillosas que nos ofrece la Serra de Tramuntana.

IMG_20180112_094630

(Hipoglucemia provocada por los nervios durante el trabajo)

Así que decidimos dejar de quejarnos y poner remedio en el asunto. Pero claro, si ya hay que ir con cuidado con las dietas y la pérdida de peso en general, para las personas con diabetes es algo más delicado. Entonces, para hacerlo bien desde el principio, pensamos en pedir cita con nuestro endocrino para que nos diera algunas pautas o recomendaciones para perder peso pero a la vez seguir disponiendo de la energía suficiente para afrontar los volúmenes de entrenamiento que estamos realizando evitando sufrir hipoglucemias.

Para poneros en contexto. Ahora mismo estoy realizando una media de 2 horas diarias de ejercicio físico de intensidad media-alta (1,5h por la mañana y la mayoría de días otra 1,5h por la tarde). Esto implica que necesite disponer de energía, sobre todo, a media tarde para poder afrontar la doble sesión. En estas últimas sesiones son en las que más nos cuesta llegar con el nivel de azúcar en sangre adecuado ya que, si llegamos demasiado bajos y nos tomamos algo rico en azúcar seguramente tendremos el efecto rebote e incluso tengamos que posponer el ejercicio media hora hasta conseguir estabilizar la glucemia. También nos solemos encontrar con el efecto contrario, llegar con la glucosa en sangre demasiado alta y tenernos que subministrar pequeñas dosis de insulina que, claro, junto con la práctica de deporte seguramente acabe transformándose en hipoglucemia.

img_20180122_131525

Pues bien, llegamos a la consulta de nuestro endocrino. Y, como utilizo el sistema de monitorización FreeStyleLibre, conectó mi medido a su ordenador y extrajo todos los informes y gráficas del comportamiento de mi glucemia. Su recomendación fue que redujera las dosis de insulina y nos marcó una dieta de 2000kcal diarias rica en proteínas e hidratos de carbono de absorción lenta. ¡Así que, decidimos empezarla desde el minuto 1!

Resultado, nuestras glucemias son mucho más estables y hemos conseguido reducir considerablemente los HDC de rápida absorción que necesitábamos, sobre todo, para realizar los ajustes de glucosa en sangre. Nada más empezar la dieta vimos como conseguimos reducir casi 10U de insulina basal (Treshiba) evitando gran parte de las hipoglucemias nocturnas que tanto molestan. También hemos conseguido resolver (o al menos eso parece por ahora) nuestro momento crítico de la merienda. Ahora llegamos con una glucemia que nos está permitiendo realizar la sesión de ejercicio de la tarde con mayor tranquilidad. También, gracias al aumento de ejercicio diario hemos conseguido reducir la cantidad de insulina rápida casi en un 50%.

Evidentemente hemos cambiado muchos aspectos de nuestra rutina: hemos aumentado el ejercicio físico, hemos reducido la cantidad de insulina lenta subministrada, hemos cambiado radicalmente nuestra dieta,… Sin embargo, nuestro control glucémico ha mejorado y hemos conseguido reducir considerablemente las correcciones de glucemia (con insulina rápida o azúcares de absorción rápida). Y todo esto en un periodo de adaptación sorprendente.

Hemos estado debatiendo entre nosotros si subir la dieta que nos habían recomendado o no. Pero al final hemos optado por no hacerlo. Internet está repleto de dietas de 1000, 1500 o 2000 kcal, de dietas milagro y de otras más sensatas y eficaces… pero lo importante de todo esto es que queremos hacer hincapié en que, sea cual sea el cambio que queráis implantar en vuestra rutina (ya sea en la práctica de deporte, en la dieta o en vuestro tratamiento glucémico) lo hagáis siempre de la mano de un profesional cualificado.

En nuestro caso, gracias a nuestros estudios y conocimientos sobre diabetes-deporte somos capaces de confeccionarnos un plan de entrenamiento adecuado. Pero somos plenamente conscientes de que en temas de dietas necesitamos el apoyo y asesoramiento de un dietista o endocrino. Y así lo hemos podido comprobar esta última semana.

Pero queremos conocer tu experiencia. Pero, hagas el cambio que hagas, ya sabes… ¡Ánimo, suerte y siempre positivo!

Glucemia en entrenamientos HIIT, aeróbico y Fartlek

¡Primer post del año! Pero nos negamos a escribir sobre lo típico en estas fechas … “Los propósitos de año nuevo”. Hoy os queremos hablar sobre los distintos tipos de entrenamiento que podemos encontrar y los queremos poner a prueba para ver cómo pueden afectar a nuestra glucemia.

Como os decimos siempre, en Lemur Diabético apostamos por la práctica regular de deporte como uno de los mejores métodos para mantener nuestra diabetes controlada o, incluso, preveerla. Y de todo esto, la palabra REGULAR es la más importante para nosotros. De nada sirve apuntarnos ahora al gimnasio de moda de nuestra ciudad o fijarnos objetivos que después no serán fáciles de mantener con nuestro día a día.

Y es que es muy fácil caer en la tentación de los propósitos de año nuevo. Que, ojo. No es que sean malos. Pero hay que ir con mucho cuidado en no fijarse excesivos retos u objetivos que ya sabemos que son difíciles de cumplir. Ya que de esta manera solo conseguiremos sentirnos peor a final de año si vemos que no hemos sido capaces de alcanzarlos. Es preferible empezar por marcarnos objetivos pequeños y con una fecha objetivo en el corto plazo e ir incrementándolos a medida que los vayamos alcanzando.

Por eso, si estás pensando en mejorar tu forma física, perder peso o prepararte para alguna prueba deportiva es muy importante valorar primero los distintos tipos de entrenamiento que tienes a tu alcance y escoger de entre ellos el que más te convenga según cuál sea tu objetivo. Será el objetivo meta que tengas en mente el que determine la intensidad, el volumen y frecuencia de nuestros entrenamientos.

Es muy importante saber que cada tipo de entrenamiento afecta de una manera distinta a nuestra glucosa en sangre. La intensidad, volumen y duración de estos afectará de manera directa. Pero también lo hará lo que comamos antes, durante o incluso después del entreno; las dosis de insulina que nos subministremos, las horas de sueño, etc.

Hoy os queremos hablar sobre las diferencias que existen entre los tres principales tipos de entrenamiento que solemos encontrar o que nos pueda proponer nuestro entrenador personal, que son: HIIT, Aeróbico medio o FARTLEK. Pero como os podéis imaginar, una cosa es la teoría y otra bien distinta la práctica. Para ello, y porque nos gustan los retos, hemos querido comparar el resultado obtenido tras realizar estos tres tipos de entrenamiento intentando (aunque sabemos que es muy difícil) llegar con unas mínimas condiciones estables.

Entrenamiento HIIT: entrenamiento que se realiza a máxima intensidad y en periodos de trabajo cortos. Se debe realizar con la máxima intensidad posible en cada repetición. Es un tipo de trabajo que nos permite jugar con infinidad de tipos de ejercicio, por lo que suele resultar muy variado y ameno. Pero requiere una alta demanda de glucosa, generalmente durante la media hora posterior al ejercicio. Durante este tipo de entrenamiento nuestro cuerpo demandara glucosa de manera inmediata, esto puede provocar que se vacíen de inmediato los depósitos de glucosa y por consecuencia nos lleve a una hiperglucemia (como es en nuestro caso), debemos tener cuidado con el efecto rebote, pocas dosis y un control cada 20 minutos durante la hora posterior evitará una hipoglucemia.

entrenamiento hiit

Como podéis observar, durante el ejercicio, obtenemos un aumento excesivo de la glucosa en sangre que conseguimos contrarrestar con dos dosis de insulina. Gracias al control posterior evitamos una hipoglucemia.

Aeróbico medio: debido a la gran cantidad de tipo de entrenamiento aeróbico que existen, hemos decidido elegir el más común, un entrenamiento generalmente de 1h-1h30´ con un trabajo cardiovascular de entre 70-80% de nuestra FCM. Generalmente este tipo de entrenamiento lo realizamos corriendo, en bicicleta, nadando etc…. Durante este entrenamiento el cuerpo demanda una alta cantidad de glucosa pero también de grasa corporal mayor que en el trabajo anterior. La variación de nuestra glucosa una vez acabado este ejercicio no es tan drástica como en el trabajo HIIT. Es recomendable, recargar nuestras fuentes de energía durante el ejercicio ya que nuestro cuerpo no deja de utilizar glucosa. Consumiendo glucosa en pequeñas cantidades podemos controlar nuestra glucemia. En este tipo de entrenamiento es donde nosotros, personalmente, podemos mantener bajo control nuestra glucemia.

entrenamiento aerobico 2h

Este dia de entrenamiento sufrimos una hipoglucemia durante la mañana. Nos despertamos y enseguida ingerimos: 30 ml de Aquarius, dos croasans, un café y zumo. Pese a la cantidad de HDC ingeridos no nos subministramos insulina para compensar y poder iniciar el entreno con una glucemia suficientemente alta. Este día tocaba sesión de MTB de 2h a ritmo medio. A la hora de pedalear comimos un plátano. Como podemos observar en la gráfica el consumo de glucosa se mantiene estable durante prácticamente toda la excursión. En este tipo de entrenamiento las hipoglucemias son bastante predecibles y controlables. Tampoco se denota un consumo excesivo de nuestra glucosa una vez acabado el entrenamiento.

Fartlek: este tipo de entrenamiento consiste en realizar cambios de intensidad. Aunque, a diferencia del HIIT estos cambios no tienen por qué ser a máxima intensidad. Pueden ser variaciones marcadas por el cronometro o por el desnivel del terreno. Al ser de mayor duración y menor intensidad que el tipo de entrenamiento HIIT, nuestro cuerpo demandará glucosa, sobretodo, una vez finalizado el ejercicio (casi de forma inmediata).

 Fartlek:
Entrenamiento Fartlek en bicicleta estática con cambios de intensidad elevados submáximos de 2 minutos (como máximo) habiendo en total 10 cambios de intensidad, oscilando entre zona 4 (85%) y zona 5 (90%). Como podemos comprobar en la gráfica el consumo de glucosa es progresivo, aunque el tipo de entrenamiento tenga picos de intensidad elevados la glucosa se consume de manera gradual durante todo el entrenamiento incluso una vez finalizado.
Si queréis saber más acerca de estos tipos de entrenamientos, no os perdáis los siguientes posts.

Y … para no perder costumbres aunque cambiemos de año, ya sabéis ¡Ánimo, suerte y siempre positivo!

Nuestro kit diabetológico en Canadá

¡Volvemos a la carga tras unas merecidas vacaciones en Canadá! La verdad es que volvimos encantados de este viaje. Canadá es, sin duda, un país extraordinario, lleno de naturaleza y vida por todos lados. Pero estamos en un blog de diabetes y deporte, así que vamos a intentar no irnos por las ramas…

Primer paso: Organización nuestro kit diabetológico. Dado que se trataba de un viaje largo (17 días para ser exactos) debía calcular los bolis que necesitaría. En mi caso, para dos semanas, necesitaría aproximadamente 2 bolis y medio de NovoRapid y 3 de Treshiba. Decidí llevarme 5 de NovoRapid y 6 de Treshiba, por lo que pudiera pasar. Hay que llevar siempre el doble de lo que necesitas y se recomienda distribuir los bolis de insulina en maletas diferentes.

Pero necesitamos más cosas a parte de la insulina. Nos llevamos, también, una cantidad de agujas indecente, por eso de que vale más que sobren qué no que falten… Y para evitar sustos las fui repartiendo por todas las maletas, mochilas y bolsillos que se me ocurrieron. Otra de las cosas que os recomiendo, sobre todo si vais a cruzar alguna frontera, es solicitar un certificado a vuestro médico de cabecera mediante el que te autoricen a llevar contigo este tipo de medicación y complementos.

Pues bueno, menos mal que hicimos todo esto porque… ¡Nada más salir tuvimos el primer percance! Debido al retraso de nuestro primer vuelo de conexión perdimos el vuelo trasatlántico. Entonces, lo que tenía que ser una escala en Ámsterdam de 1 hora se convirtió en una de 18. Además de que nos dejaron sin acceso a nuestra maleta durante toda la noche. Pero no tuvimos problema, ya que llevábamos a mano insulina suficiente para aguantar el viaje entero, ya que en la maleta solo metimos la de reserva.

IMG-1593

Una vez que estuvimos ya en el vuelo más largo de nuestro viaje (10horas) empezamos a darnos cuenta de que nuestro cuerpo necesitaba una cantidad de insulina más alta que lo normal. Y es que claro, durante esas 10 horas no nos movimos prácticamente nada y entre que no dejaban de servir comida durante el vuelo y que había momentos en los que comías ya por aburrimiento, os podéis imaginar. La cuestión es que necesité prácticamente el doble de insulina de lo que había calculado y además tuve que estar haciendo correcciones prácticamente cada hora y media. En fin, que nuestros cálculos iniciales empezaban a desbaratarse.

Llegamos a Canadá e iniciamos nuestras excursiones y el intenso plan de cosas por hacer que nos habíamos marcado. Teníamos previsto hacer paradas en 7 ciudades diferentes y las conexiones entre una y otra las íbamos a hacer en coche. El problema es que las distancias en Canadá son realmente largas (además nosotros al vivir en una isla no estamos acostumbrados a pasar más de 50 minutos en coche).  En total recorrimos unos 2.500km en coche, con lo que pasamos muchas horas sentados… ¡Y volvimos a encontrarnos con la misma situación que en el avión!

Por suerte, al llevar el sensor Freestyle Libre me ha ayudado mucho en mantener mi control glucémico.

¿Y cómo lo hicimos para mantener la insulina en condiciones adecuadas durante todo el viaje? Como os hemos comentado, durante todo el viaje fuimos cambiado de hotel casi cada dos o tres días, y nuestro kit diabetológico además, pasó muchas horas en el coche. Tomamos las medidas básicas de no dejar la insulina al sol en ningún momento y de llevarla en bolsillos o mochilas donde no sufrieran golpes brutos o cambios bruscos de temperatura. Peroa además, tenemos un neceser térmico de Menarini que cuenta con un bolsillo para poder llevar bloques de refrigeración. La verdad es que con las bajas temperaturas de Canadá, no nos hizo falta congelar lar barras térmicas en ningún momento. Pero si hubiera sido necesario, lo habríamos podido hacer.

Ya a modo resumen, os dejamos una serie de recomendaciones o consejos para cuando realicéis viajes de larga duración:

  1. Lleva el doble de insulina que crees que vas a necesitar.
  2. Reparte tu kit diabetológico por varias mochilas o maletas. No lo lleves todo junto.
  3. Si quieres mantener la insulina en frío en tu maleta de mano puedes meter los bolis de insulina en un bidón vacío de ciclismo.
  4. Habla con tu médico para que te proporcione una autorización para poder pasar medicamentos en la frontera.
  5. Y en destinos como Canadá, es muy importante llevar siempre azúcar de absorción rápida de reserva, ya que en ocasiones pudimos llegar a recorrer 100km sin encontrarnos con ningún pueblo o gasolinera.

Y ya sabéis … ¡Ánimo, suerte y siempre positivo!

 

¡Lemur Diabético se va a Canadá!

Después de un duro mes de agosto con todos los preparativos de la II Carrera Mueve tus pies por la Diabetes, llegan nuestras merecidas vacaciones.

¿Dónde nos vamos esta vez?

Vamos a hacer una ruta de unos 15 días en coche por la costa oeste de Canada. Empezando por Calgary, pasaremos 4 días en Banff visitando el parque nacional de Las Rocosas para después hacer parada en Squamish (la capital del windsurf en Canada). Acto seguido cruzaremos el charco para pasar 5 días en Vancouver Island haciendo paradas en Nanaimo, Ucluelet y Victoria. Y por último, pero no menos importante, pasaremos unos días en la ciudad de Vancouver.

Y, ¿Por qué este viaje?

Pues bien, como ya sabéis, en Lemur Diabético somos amantes de la naturaleza y los deportes al aire libre. Y, como además, ya tenemos la suerte de vivir en una isla paradisíaca, decidimos para hacer un viaje a algún destino nórdico. En un principio dudábamos entre Noruega o Irlanda, pero tras conocer el año pasado a nuestra amiga Kim, de Vancouver Island, que nos enamoró con las fotos de Tofino y Nanaimo… decidimos hacerle una visita.

Para este viaje hemos escogido un itinerario muy completo y además en cada destino haremos actividades muy diferentes, y viviremos experiencias únicas que tenemos apuntadas en nuestra lista de pendientes.

La esencia de este viaje es descubrir la naturaleza acompañados en cada destino por amigos canadienses para vivir y conocer el Canadá más auténtico.

¿Cómo nos moveremos de un lugar a otro?

Los trayectos de Mallorca Canadá, los haremos en avión. Tuvimos la suerte de encontrar vuelos a muy buen precio en la agencia Volar-e (donde además nos han tratado y asesorado estupendamente). A la llegada al aeropuerto de Calgary, alquilaremos un coche con el que recorreremos la costa oeste canadiense.

¿Será arriesgado con la diabetes?

Esta duda la tenemos siempre que vamos a emprender viajes largos, rutas en plena montaña, salidas en barco, etc. Pero lo más importante es ir bien preparado. Lo primero que hicimos para este viaje fue comprobar las coberturas de nuestro seguro privado. Una vez asegurado que pudiéramos ser atendidos que en caso de emergencia, tocaba cargarnos de provisiones: insulina rápida, Lantus, agujas, tiras reactivas y … pedir el FreeStyleLibre con tiempo. Como no sabemos si nos pueden poner alguna pega en el aeropuerto al llevar tanta insulina, pedimos un informe médico en el que indique que soy diabético tipo 1 y que estoy siguiendo un tratamiento crónico. Y, muy importante a tener en cuenta: la insulina debe conservarse en frío, por lo que nos llevamos un neceser isotérmico que nos regalaron de menarini.

¿Cuál será el itinerario?

Ya tenemos los destinos y paradas escogidas. Pero la verdad es que todavía no hemos apurado qué haremos en cada una de ellas, ya que nos dejaremos llevar bastante por lo que nuestros amigos nos tengan preparado. En los siguientes posts detallaremos nuestro itinerario completo del viaje para que, si vais de viaje a Canada, os pueda servir de ayuda.

• Nuestra llegada a Canadá será en la ciudad de Calgary, conocida por sus rodeos y su ambiente vaquero. Desde allí cogeremos el coche y nos iremos directamente a nuestro punto de partida.

Banff. Allí nos esperan nuestros amigos Lizz y Lauren, que nos acogerán en su casa durante los primeros tres días de viaje. Desde allí visitaremos el parque nacional Banff, donde esperamos subirnos en la Góndola, el teleférico para ver el pueblo desde el pico más alto de los alrededores, a 2.281 metros, y relajarnos en las Hot Springs.

• Durante los próximos días esperamos subirnos a bordo del vehículo oruga Ice Explorer, para llegar hasta el Glaciar Athabasca y ver los lagos Peyto y Bow, no sin antes explorar el glaciar y la montaña Crowfoot.

• La siguiente parada obligatoria es el parque nacional de Yoho, donde veremos el lago Esmeralda y subir en zigzag hasta las cataratas Takakkaw y el Paso Rogers.

• El último día en Las Rocosas lo dedicaremos a conocer la La zona de Jasper: donde haremos algún trekking para visitar el Cañón del río Maligne y recorrer en canoa el Lago Louise, con sus aguas turquesas y sus paisajes de película y si nos da tiempo ver el Lago Morraine. Al final del día nos hospedaremos en unas cabañas muy pintorescas en Jasper.

• A la mañana siguiente, bien temprano empezaremos el que será nuestro trayecto en coche más largo, para llegar hasta Squamish, donde nos esperarán nuestros amigos Rus y Delena. Como la distancia es de unos 1000km y tardaríamos 9h en llegar, decidimos hacer una parada en Salmón Arm y disfrutar del entonó.

• Los siguientes dos días, los pasaremos en Squamish, en los que esperamos poderles seguir el ritmo practicando deportes al aire libre. Y, como Squamish es la meca del windsurf y kitesurf en Canada (por eso la llaman Ciudad del viento), rezaremos para que Jacobo se anime a navegar en aguas canadienses.

• Nuestro siguiente destino es La isla de Vancouver, donde haremos la primera primera parada en la ciudad de Nanaimo, en la que pasaremos unos días con nuestra amiga Kim.

• Después nos trasladaremos a Ucluelet, para observar a las ballenas que se alimentan en la zona y los osos negros, y para disfrutar en Tofino de algunos de los atardeceres más bonitos del mundo en sus desiertas playas.

• Antes de dejar la isla queremos hacer parada en la ciudad de Victoria.

• Y terminaremos nuestro viaje en la ciudad de Vancouver con su famoso parque Stanley, la isla de Granville, el distrito histórico de Gastown, Chinatown y el puente suspendido de Capilano.

Esperamos poderos contar más sobre lo que vayamos descubriendo en este viaje y de cómo se comporte nuestra glucosa con todo este ir y venir y las actividades que tenemos programadas.

¿Qué te parece lo que tenemos preparado?

¿Has hecho alguno parecido?

¿Alguna recomendación?

 

¡Ánimo, suerte y siempre positivo!

Comparativa insulinas Tresiba Vs Lantus

¡Hola amigos! Después de casi un año con la insulina de acción lenta Tresiba, se nos ocurrió realizar una comparativa con la insulina que usaba anteriormente (Lantus), para poder comprobar las diferencias nocturnas entre ambas insulinas.

Gracias al sistema de medición Freestyle Libre, dispongo de mucha más información detallada sobre el comportamiento de mi glucosa a lo largo del día. También es cierto que a veces resulta abrumadora tanta información y no siempre somos capaces de interpretarla correctamente. Pero allá van nuestros valores:

Capture

 

Como sabéis, estas gráficas son muy difíciles de valorar debido a la cantidad de variables que afectan a nuestra glucemia: como lo que haya comido durante el día, la cantidad de insulina rápida que me haya inyectado antes de ir a dormir, el tipo de deporte que haya practicado durante la tarde, etc.

Por eso, hemos escogido los valores de dos días en los que estas variables fueran prácticamente iguales (una cena ligera en HDC y 4 dosis de insulina rápida antes de ir a dormir).

Como podemos apreciar el efecto de la Tresiba es mucho más continuado a lo largo de la noche que el de la Lantus, lo cual es una de las principales características de dicha insulina. A mi parecer no hay punto de comparación entre unas gráficas y otras.

  • En la gráfica del 18 de mayo podemos apreciar como la insulina Lantus me provoca una hipoglucemia nocturna y acabo despertándome con valores de 156 MG/DL. Esta gráfica es la clara descripción de como funciona la insulina Lantus.
  • Con la insulina Tresiba, en cambio, aunque tenga una glucemia alta durante gran parte de la noche se mantiene mucho más estable sin llegar a provocar una hipoglucemia.
Controles Día 12/05 Día 10/05 Día 16/05 Día 18/05
Nocturno 175 mg/dl 106 mg/dl 187 mg/dl 119 mg/dl
Despertar 138 mg/dl 103 mg/dl 230 mg/dl 156 mg/dl

Como conclusión puedo decir que, una vez acostumbrado a la insulina Tresiba ahora ya no volvería a usar la insulina Lantus. Al principio me costó acostumbrarme a ella, debido a que necesito más insulina rápida por la noche y con la Lantus sabía que un mal cálculo derivaba en una hipoglucemia nocturna. Por tanto al principio, siempre me ponía de menos y me levantaba con valores muy altos.

Pero con Tresiba ya no tengo tanta preocupación y he de decir que muy raras veces he vuelto a sufrir una hipoglucemia nocturna con esta insulina.

Con todo esto, cabe recordar que cada persona es diferente y reacciona de manera distinta a los tipos de insulina.

Os animamos a que nos contéis vuestra experiencia con las insulinas de actuación lenta. ¿Cuál usáis? ¿Habéis probado las dos que comentamos? ¿Cuál preferís y por qué? ¿Coincidís con nuestra valoración? A ver si entre todos conseguimos aprender más 😉

¡Animo suerte y siempre positivo!

Cómo aprender a manejar la diabetes en el trabajo

Diabetes y la vuelta al…..trabajo!

Mucho se habla de la vuelta al cole de los niños con diabetes. Un tema muy conflictivo y complicado, tanto para padres, alumnos como para profesores. Pero, también nos llegan noticias de personas que debutan ya en edad adulta. Y también para ellas el cambio que supone en su día a día puede llegar a ser complicado de llevar.

Sin los conocimientos necesarios para afrontar los cambios que la diabetes provocará en nuestro estilo de vida y sin la confianza que nos da la supervisión del personal sanitario que nos ha acompañado al inicio, la vuelta al trabajo después de un “debut” puede ser complicada.  Desde Lemur Diabético queremos aportar nuestro granito de arena a estas personas que se enfrenten a esta incertidumbre proponiendo algunas pautas:

  • La “nueva mochila” es muy importante y esencial. Nos acompañará en todo momento. Por lo que debemos llevarla en un sitio cómodo y no debe ser muy grande. De este modo evitaremos que nos moleste. Las tipo riñoneras o bandoleras son muy recomendables.
  • Probad distintos tipos de azúcar y encontrad aquel que mejor os vaya en función de la intensidad y del momento en el que nos de la hipoglucemia. Si estamos en una oficina podremos tener a mano bebidas azucaradas, una barrita de cereales o incluso una pieza de fruta. Pero si trabajamos al aire libre quizás un sobre de azúcar es lo más fácil de llevar a mano.
  • Escoge unas horas en las que vayas a parar a merendar o comer y establece unas pautas fijas. De este modo podrás tener un mayor control sobre el comportamiento de tu glucemia.
  • No te obsesiones con las mediciones. Demasiadas mediciones pueden provocar que no tomemos buenas decisiones. Si realizamos una medición y vemos que estamos a 200mg/dl, corregimos con insulina y a los 30 minutos realizaremos otra medición. Puede que la insulina no haya hecho efecto todavía y realizarnos otra corrección antes de hora podría llevarnos a un efecto rebote continuo.
  • No tengas reparo en realizarte mediciones e inyectarte insulina en sitios públicos. Se trata de algo normal y debemos verlo como tal.

superman

Estas pautas pueden ayudarnos, cada persona responde de una manera diferente a la diabetes y puede hacer frente a ello con mayor o menor facilidad. Tenemos que ser consciente del cambio que va a suponer en nuestra vida y que a partir de este momento deberemos afrontarla con determinación y constancia.

Algo muy importante y que para mí fue clave en su momento fue el hecho de tener una familia y amigos que me apoyaron desde el primer día. De hecho todavía recuerdo como mis amigos empezaban a sacar sobres de azúcar de los bolsillos y mochilas ante cualquier amago de parecer que no me encontraba bien.

Ya sabéis … ¡Animo, suerte y siempre positivo!

 

Primera semana con tratamiento Tresiba

Hoy se cumple mi primera semana con el cambio de tratamiento. He dejado de lado la insulina basal Lantus y he pasado a Tresiba.

20160415_114750

La verdad es que he notado los beneficios que me garantizó mi endocrino:

  1. La duración de la insulina es de mínimo 24 horas.
  2. La hora de inyectarse la insulina puede varias hasta 8 horas.
  3. Las variaciones que produce esta insulina son mucho menores.

Ahora que llevo una semana con ella, he notado un par de cambios significativos que quería compartir con todos vosotros. Pero, para ello, primero necesitáis conocer los valores anteriores para poder aprecias las mejoras:

tratamientro tresiba

Los cambios que he notado desde que he cambiado el tratamiento son:

  1. Mi glucemia nocturna es mucho más plana, sin tantas subidas ni bajadas. Por ahora no he tenido ninguna hipoglucemia nocturna, aunque si la glucemia un poco alta (supongo que el miedo a una hipo nocturna sigue patente)
  2. Con el tratamiento anterior, al llegar las 17:00, necesitaba una corrección de insulina NovoRapid de unas 5 U, actualmente solo necesito 1 U.
  3. El botón de inyección de la insulina es mucho más suave y hace que sea mucho más cómoda su inyección.

Estos cambios hacen que, por ahora y tras solo una semana, haya reducido en un 25% la cantidad de insulina rápida necesaria (aunque manteniendo las unidades basales).

grafica 19 abrilGlucosa nocturna con Tresiba

lantus 1 Glucosa nocturna con Lantus.

Lo primero que me llama la atención es la pluma. Es mucho más gorda que la anterior y de un color verde, aunque la cantidad de unidades que contiene es la misma que Lantus.