El poder del sedentarismo en la diabetes

Todos sabemos que el sedentarismo no es bueno para la salud y, para una persona con diabetes, supone un problema añadido.

Por unas circunstancias u otras, todos nos encontramos con periodos (ya sean días o semanas) en los que nos vemos obligados a reducir nuestra actividad física. Salimos menos de casa, vamos menos al gimnasio o simplemente nos apetece más descansar que realizar cualquier tipo de deporte.

Y… esta semana, para mí, ha sido una de esas. Sin poder ir al gimnasio ni realizar mis carreras habituales, me he pasado más tiempo sentado delante de un ordenador que realizando ejercicio.

A los pocos días me di cuenta de que, aunque solo se tratara de un ligero paseo mañanero, eso me ayudaba a necesitar menos insulina. Sin embargo, los días en los que ni siquiera podía salir, debía aumentar la dosis 2 unidades más de lo normal.

Cuando nos suministramos insulina hacemos que nuestro nivel de azúcar en sangre disminuya. Pero, si activamos el cuerpo realizando actividad física, conseguimos que éste descienda aún más rápido. Además de eso, si el ejercicio se realiza por la tarde-noche, éste ayuda a regular la glucemia nocturna; ya que su efecto puede durar hasta un día entero (dependiendo de la intensidad del mismo).

La falta de ejercicio esta semana ha provocado que con la misma insulina basal que el resto de días, incluso con un poco más de insulina rápida, mis glucemias nocturnas siguieran siendo altas (180 mg/dl). Por ello intenté salir a caminar todas las noches unos 45 minutos, lo que me ayudó bastante a regular la glucemia nocturna y a conseguir reducir las unidades de insulina rápida. Además de eso, opté también por reducir la cantidad de hidratos de carbono tanto en el desayuno como en la comida, para no necesitar tantas unidades de novorapid para afrontar el día.

Debemos recordar que para una persona con diabetes los cambios de hábitos son muy importantes. Debemos ser capaces de adaptarnos a nuestro día a día para conseguir mantener un nivel de glucosa en sangre estable. Y para las personas que realizamos deporte esto se hace aún más importante si queremos evitar las hipoglucemias durante el ejercicio.  Si unas semanas realizamos mucha actividad física, deberemos disminuir las dosis de insulina o aumentar la cantidad de hidratos de carbono consumidos. Si por el contrario esta se ve reducida, como ha ocurrido esta semana, deberemos compensar con más dosis de insulina o intentar reducir la cantidad de hidratos de carbono ingeridos.

Animo, suerte y siempre positivo!

Anuncios

One thought

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s